PIMOZIDA





PIMOZIDA Acción terapéutica.

Antipsicótico.

PIMOZIDA Propiedades.

Es un complemento sintético perteneciente a las difenilbutilpiperidinas. Estas están emparentadas con las butirofenonas y, como ellas, son neurolépticos-antipsicóticos de acción prolongada. La acción antipsicótica de la pimozida se debe al bloqueo de los receptores dopaminérgicos D 2 en las neuronas del SNC (sistema límbico y cuerpo estriado). Además de los receptores D 2 se afectan otros, lo que genera distintos efectos adicionales (bloqueo muscarínico, bloqueo a 1-adrenérgico, bloqueo H 1 histaminérgico) que pueden ser terapéuticos o adversos. Más de 50% de la dosis oral de pimozida se absorbe en el intestino y luego es extensamente metabolizada en el hígado; liberando dos metabolitos principales, cuya actividad se desconoce. Su principal vía de eliminación es el riñón. La vida media de eliminación en pacientes esquizofrénicos es de 55 horas, aunque existe una gran diferencia interindividual.

PIMOZIDA Indicaciones.

En pacientes con síndrome de Gilles de la Tourette que no responden al tratamiento habitual. Mantenimiento de psicóticos estabilizados, trastornos emergentes de pacientes en el límite y personalidades esquizoides, paranoicas y obsesivo-compulsivas. Autismo infantil. Además en el alivio de la psicopatología de la demencia senil, corea de Huntington, neuralgia posherpética y onicotilomanía.

PIMOZIDA Dosificación.

Iniciar con 1 o 2mg diarios. Incrementar cada dos días. La dosis habitual de mantenimiento suele ser como máximo 0,2mg/kg por día.

PIMOZIDA Reacciones adversas.

Reacciones extrapiramidales, discinesia tardía, síndrome neuroléptico maligno, cambios en el electrocardiograma, astenia, dolor de pecho, hipotensión postural, náusea, vómitos, mareos, temblores, Parkinson, sudación, erupciones, visión borrosa, cataratas, nocturia.

PIMOZIDA Precauciones y advertencias.

El tratamiento con pimozida expone al paciente a riesgos serios. Como con otros neurolépticos, el paciente puede desarrollar un cuadro de discinesia tardía potencialmente irreversible (mayor riesgo en los ancianos); síndrome neuroléptico maligno, potencialmente mortal, que se manifiesta con hiperpirexia, rigidez muscular, inestabilidad autonómica y estado mental alterado; también se han producido muertes súbitas, quizá debidas a algún efecto de la pimozida sobre el corazón. En ratones hembra se ha observado un incremento del riesgo de aparición de tumores de la pituitaria, situación no observada en las ratas.

PIMOZIDA Interacciones.

Drogas que prolonguen el intervalo QT del electrocardiograma (fenotiazinas, antidepresivos tricíclicos, antiarrítmicos).

PIMOZIDA Contraindicaciones.

En el tratamiento de tics simples o de tics asociados con el síndrome de la Tourette. Depresión endógena, estados comatosos. Síndrome de Parkinson. Pacientes con prolongación del intervalo QT del electrocardiograma, ya sea congénito o medicamentoso. Pacientes con arritmias cardíacas. Embarazo.

PIMOZIDA Sobredosificación.

Se observa: anomalías electrocardiográficas, reacciones extrapiramidales severas, hipotensión, estado comatoso con depresión respiratoria. Tratamiento: lavado gástrico, asistencia respiratoria, administración de líquidos por vía parenteral y vasopresores (excepto adrenalina). El paciente debiera ser controlado al menos durante cuatro días.



  • Pimozida via de administracion
  • Pimozida acción terapeutica
  • pimozida indicaciones

  • tratamiento pimozida
  • accion terapeutica de pimozida
Comparte esta nota:

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario