Latido cardiaco, Alteraciones cualitativas del latido.





Alteraciones cualitativas del latido.  Las más interesantes son:

     A) Latido de empuje o en cúpula. Se caracteriza por la energía del latido, que empuja con fuerza la pared del tórax presionada por la mano del observador, y no sólo en un punto, sino en una extensión considerable. Corresponde a las grandes hipertrofias compensadas del ventrículo izquierdo, sobre todo insuficiencia aórtica, estrechez aórtica, hipertensión arterial y corazón renal.

     B) Retracción sistólica de la punta. La retracción de la punta durante la sístole (en lugar del avance normal), cuando se observa claramente, indica sínfisis cardiaca (Þ), de la que se considera como signo patognomónico.

     C) No debe confundirse la retracción sistólica de la punta con el latido ondulatorio que se produce en muchos individuos normales, sobre todo jóvenes con corazón irritable, o, dentro de la más estricta normalidad, durante la emoción o el esfuerzo; en estos casos, la punta empuja al espacio intercostal en que se apoya (generalmente el quinto); pero en el espacio inferior, y sobre todo en el superior (a veces hasta el segundo espacio), se produce una depresión sistólica, compensadora, de la pared.

     D) Trill, fremitus o estremecimiento catario o gatuno. Esta sensación consiste en un estremecimiento, parecido al runrún de los gatos cuando se los acaricia, que experimenta la mano del observador al apoyarse ligeramente sobre el tórax, al nivel de la punta del corazón. Debe explorarse, repitámoslo, apoyando muy ligeramente la mano. No debe confundirse con el simple eretismo de la punta ni con la, más rara, percepción táctil de los roces pericárdicos o pleuropericárdicos. El verdadero trill corresponde a los arrastres y a los soplos por estenosis absoluta o relativa del corazón o de los vasos arteriales. Tienen el valor de signo de organicidad.

     1. El más frecuente es el trill presistólico de la punta, típico de la estrechez mitral; tan típico, que esta lesión puede diagnosticarse muchas veces con sólo la palpación de la punta. Menos frecuente y menos típico es el trill sistólico de la punta en la insuficiencia mitral (Þ).

     2. En el segundo espacio intercostal derecho se aprecia a veces el trill, sistólico, en la estrechez aórtica; algunos, sin razón, le consideran esencial para el diagnóstico de esta lesión. Se palpa también en el hueco supraesternal. Puede observarse también, con menos claridad y frecuencia, diastólico, en la insuficiencia aórtica, extendiéndose desde este mismo segundo espacio intercostal derecho hacia la base del esternón (Þ).

     3. En el segundo espacio intercostal izquierdo puede apreciarse el trill, sistólico, en la estrechez pulmonar o en las lesiones congénitas del corazón (acompañadas, muy frecuentemente, de estrechez pulmonar). El trill de las lesiones congénitas es, a veces, muy extenso, ocupando toda el área cardiaca, sobre todo si el enfermo está agitado o emocionado; puede desaparecer por completo durante el reposo. En la persistencia del conducto de Botal es continuo, sistólico y diastólico; y si se aprecia claramente, patognomónico (Þ).

     4. En los aneurismas de la aorta ascendente o del cayado, en la parte de su contacto con la pared anterior del tórax, puede apreciarse un trill muy intenso. Falta cuando el aneurisma está muy ocluido por coágulos fibrinosos. Puede apreciarse también, muy claramente, palpando el cayado con los dedos por el hueco supraesternal (Þ).

     5. En el tiroides adenomatoso muy vascularizado del bocio exoftálmico se aprecia muchas veces el típico trill (Þ).



  • alteraciones del latido de la punta
  • trill cardiaco
  • tril cardiaco
  • retraccion sistolica

  • signo de thrill o run run gatuno

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario