Hemianopsia hemónima.





Hemianopsia hemónima.  Cuando una lesión afecta a una de las cintas ópticas, se producirá, según el recuerdo anatómico que acabo de hacer, la pérdida de la visión de la mitad externa de la retina del mismo lado y de la mitad interna de la retina del lado opuesto; es decir, de la mitad derecha de las dos retinas, si es la cinta derecha la lesionada, y de la mitad izquierda de las dos retinas, si la lesionada es la cinta izquierda. El enfermo verá, por tanto, sólo con las mitades derechas o izquierdas de los campos visuales; como la imagen se invierte al atravesar los medios del ojo, si la lesión es del lado derecho, el enfermo no verá con las mitades izquierdas de su campo visual (hemianopsia homónima izquierda); si la lesión es del lado izquierdo, el enfermo no verá con las mitades derechas de su campo visual (hemianopsia homónima derecha). En los casos de hemianopsia homónima, el enfermo se habitúa a mirar lateralizando ligeramente la cabeza hacia el lado de la no visión; esta corrección instintiva y el hecho de que casi siempre se conserva en las hemianopsias, intacta, la mácula y, por tanto, la visión central, hacen que el enfermo, como antes he dicho, pueda no darse cuenta de su lesión.

     Las lesiones que causan la hemianopsia homónima serán las que recaigan en las cintas ópticas o en el trayecto intracefálico de las vías ópticas (pulvinar, tálamo óptico, cápsula interna, radiaciones ópticas, corteza del cuneus y de la cisura calcarina; generalmente por lesión de la cerebral posterior: (Þ). Es muy difícil determinar si la lesión afecta a uno o a otro sector; es decir, a las cintas o al trayecto intraencefálico de las vías ópticas. Esta determinación puede hacerse por la reacción pupilar hemianópsica (Wernicke): consiste en iluminar sólo la mitad de la retina; si la lesión afecta a las cintas ópticas, el reflejo a la luz se produce tan sólo cuando se ilumina la mitad de la retina que conserva la visión, pero no cuando se ilumina la mitad ciega de la retina; mientras que si la lesión afecta a las vías intracefálicas, la contracción a la luz se produce cualquiera que sea la mitad de la pupila iluminada; es muy difícil obtener resultados netos con esta delicada exploración. Las lesiones de las cintas ópticas son muy excepcionales, por lo que en la mayoría de los casos la hemianopsia homónima debe atribuirse a una lesión de las vías intracefálicas. Ante un caso de hemianopsia homónima, debe pensarse en una de las lesiones siguientes:

     A) Hemorragia, trombosis, embolia, espasmos arteriales (en este caso, los trastornos son pasajeros). Este tipo de lesiones se acompaña, por lo común, de hemiplejía; si la lesión es del lado izquierdo, de afasia.

     B) Tumores (gliomas, sarcomas, goma, etc.), que asientan, ya en el trayecto intraencefálico de las vías ópticas, ya en el curso de las cintas ópticas (Þ).

     C) Traumatismos: casos excepcionales, por proyectil.

     D) En la jaqueca obsérvese a veces hemianopsia hemónima, durante el acceso, asociada generalmente al escotoma fulgurante (Þ).



  • pupila hemianopsica de wenicke
  • hemianopsia homónima de un lado

  • pupila hemianopsica de wernicke

  • hemiaquinesia pupilar de wernicke
  • hemianopsia homonima

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario