Diarreas en los tumores del colon.





Diarreas en los tumores del colon:

      A) Tumores malignos. La diarrea simple es frecuente en el cáncer del colon ascendente (Þ), más rara en el cáncer del descendente, en el que suele predominar el estreñimiento, con episodios de deposiciones frecuentes con pus y con sangre, disentéricas (Þ).

     B) Tumores benignos. Los más interesantes para el clínico son los pólipos intestinales (poliposis intestinal). El pólipo puede ser único o múltiple (poliposis difusa). Se presenta en individuos con buen estado en general, a veces con ligero adelgazamiento y febrícula; en algunos casos hay dedos en palillo de tambor; pigmentación de labios o mucosa bucal, más raramente de manos y pies (Peutz-Jeghers). Hay síndrome diarreico, de tipo disenteriforme o francamente hemorrágico, meteorismo, dispepsia, quizá dolor abdominal. Muchas veces hay claramente dos fases; la primera diarreica y la segunda hemorrágica, con anemia que, a veces, es el síntoma predominante. Puede ocasionar oclusión intestinal. La palpación abdominal es negativa. Es indispensable la rectoscopia, que puede alcanzar a descubrir los pólipos; y la radiografía. Es fácil la transformación maligna (según las diversas estadísticas, casi siempre exageradas, del 34 al 62 por 100 de los casos). Suele ser precisa la biopsia para asegurar el diagnóstico. Existe una poliposis familiar colorrectal que debe considerarse una lesión precancerosa por su frecuente malignización. Ocasiona diarreas, hemorragias, anemia y desnutrición. A menudo va asociada a osteomas —en el frontal o el maxilar—, anomalías dentarias, tumores conjuntivos de partes blandas en forma de quistes epidérmicos, lipomas, fibromas, retroperitoneales, tumores desmoides en la pared abdominal y adherencias postoperatorias, constituyendo el síndrome de Gardner. Otra poliposis rara es el síndrome de Cronkhite-Cabada, en el que se observan uñas amarillas, alopecia, pigmentación cutánea y esteatorrea. Más raro el síndrome de Turcot, que asocia poliposis adenomatosa con tumores cerebrales.

     C) En los tumores vellosos del recto con pérdida de K. En el 30 por 100 de casos son malignos. Con pérdidas acuosa y mucoide profusas.

     D) Incluiremos aquí la neumatosis quística intestinal con formación de enfisema submucoso y subseroso, en el delgado o en el colon. Suele dar diarrea crónica y dolores cólicos. Es radiológicamente demostrable. Generalmente bien tolerada pero puede dar obstrucción intestinal y neumoperitoneo. Es de origen desconocido.



  • diarreas y adherencias postoperatorias
  • diarrea en un tumor cerebral
  • Síndrome de Cronkhite
  • postoperatorio de cancerr de colon y diarrea

  • colon explicada

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario