Pleuritis seca.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Pleuritis seca.  Su síndrome puede ser muy leve; a veces, esta lesión no da lugar a síntoma alguno; los exámenes radiográficos y, más aún, las autopsias, nos descubren numerosos casos de pleuritis seca, en ocasiones, anatómicamente importantes, que no habían ocasionado en vida la menor manifestación. Cuando los síntomas existen, son: dolor vago, lento, o quizá agudo en el sitio de la lesión; o bien dolor a distancia, como el dolor en el hombro de la pleuresía diafragmática; o el dolor cístico o en el apéndice, al igual que en las neumonías; disminución de la expansión respiratoria; y, sobre todo, ruido de roce típico, que no se modifica por la tos; generalmente hay tos seca, con expectoración escasa o nula, provocada por los cambios de postura; disnea, generalmente discreta; y fiebre, por lo común, discreta también; otras veces, faltan estos síntomas generales. El síndrome de la pleuritis seca puede corresponder a los cuatro grandes grupos siguientes:

     A) Procesos tuberculosos. La pleuritis seca tuberculosa, ya precede, ya sigue al derrame, ya evoluciona con independencia de éste. Sobre su diagnóstico, véase más abajo (II).

     B) En otros procesos broncopulmonares agudos (gripe, neumonía, etc.) o crónicos (bronquitis crónica, bronquiectasia, cáncer broncopulmonar, hipóstasis de los ancianos y enfermos crónicos, etc.) hay igualmente, pleuritis seca, muchas veces inadvertida.

     C) En estados endotóxicos, principalmente en la nefritis crónica con uremia: en gran número de estos enfermos, cuando se auscultan sistemáticamente, se oyen ruidos de roce, sin ningún trastorno respiratorio funcional; y, en las autopsias, se comprueba la frecuencia de las pleuritis secas con alteraciones broncopulmonares mínimas (congestión, hipóstasis) o sin lesión pulmonar alguna. Son igualmente frecuentes las cisuritis.

     D) Muchos cardiacos crónicos presentan, asimismo, pleuritis seca o cisuritis, que pueden transcurrir sin síntomas, apareciendo en la exploración radioscópica o en la autopsia. En realidad no se trata de «pleuritis» sino de simple trasudado pleural mínimo.

     E) La pleuritis vírica es frecuentemente seca, de comienzo brusco, con dolor que empieza en el abdomen superior y luego se hace costal, intenso, con todos los caracteres de la irritación pleural: aumenta con la tos y la respiración, etc. Los espacios intercostales suelen ser sensibles a la compresión. Existe fiebre, cefaleas y mialgias. La radiografía de tórax es «normal») en esta forma (véase después: «Derrame…»).



  • cisuritis pulmonar tratamiento
  • pleuritis seca

  • cisuritis

  • que es cisuritis
  • cisuritis definicion

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario