Hipercloremia





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Hipercloremia:

      A) La hipercloremia se presenta en la insuficiencia renal con edemas; pero si el hecho clínico de que en las nefritis con edemas la dieta hipoclorurada es cierta y, evidentemente, útil, el dato biológico no siempre concuerda; pues la hipercloremia es inconstante y, por lo común, cuando existe, poco significativa, acaso porque el edema diluye los cloruros. Por la razón inversa, es decir, por concentración del plasma, puede haber nefritis con hipercloremia sin edemas (hipercloremias secas). Sólo el estudio del balance clorurado nos dará cuenta de la verdadera situación. Repito, en resumen, que el dato clínico, el hecho del edema, tiene, prácticamente, mucho más valor que el analítico y que, por tanto, en toda nefritis con edemas estará indicada la dieta hipoclorurada, cualquiera que sea la cifra de la cloremia. No olvidemos, empero, que en la patogenia de los edemas nefríticos intervienen otros factores tan importantes como el cloruro sódico (Þ).

     Existe hipercloremia también en la acidosis renal hiperclorémica, por lesión tubular sin afectación glomerular, en las nefritis intersticiales o pielonefritis y en las necrosis tubulares agudas así como en la acidosis tubular renal primaria.

     B) En el coma diabético puede haber hipercloremia, aun en ausencia de lesiones renales demostrables.

     C) La retención del cloruro sódico y del agua no implica siempre la formación de edemas. Hay una fase preedematosa, caracterizada por la simple hidrofilia de los tejidos, que se acusa tan sólo por el aumento de peso; de aquí la importancia del estudio sistemático del peso en los enfermos con propensión al edema. Esta retención de agua y sal sin edema es un factor importante en la génesis de algunas formas de obesidad (obesidad por retención de agua y sal) que se han querido relacionar principalmente con trastornos de la hipófisis (Þ). Estas retenciones del cloruro sódico con obesidad, sin edemas (aunque, al cabo del tiempo, el edema suele aparecer), no se acompañan, por lo común, de intensa hipercloruremia; la retención clorurada es más tisular que plasmática; el índice cloro globular/cloro plasmático suele ser elevado; y el estudio del balance del cloro confirma la existencia de una retención del cloro superior a la que denuncia la cloruremia. Pero, además, la retención de agua en estas formas de obesidad no depende exclusivamente de la retención clorurada, sino también de otros factores, entre ellos la hidrofilia de otros cuerpos como el glucógeno: el hepático, el muscular y el mismo glucógeno del tejido adiposo; en estos casos de obesidad he comprobado, en efecto, un aumento muy neto del glucógeno de la grasa.

     D) En las anastomosis ureterocólicas suele presentarse una hipercloremia por reabsorción excesiva de cloro en el colon.

     E) Existe una falsa hipercloremia en la intoxicación por bromuros. Se debe a la técnica que determina conjuntamente Cl y Br.

     F) En la hiperelectrolitemia cerebral, por lesión hipotalámica.

     G) En la administración parenteral excesiva de sueros salinos, especialmente si son hipertónicos.

     H) En la falta de agua (náufragos, comatosos sin reposición líquida, etc.) cuando no existen vómitos ni sudoración excesiva.



  • que es la hipercloremia
  • hipo e hipercloremia
  • hipercloremia

  • que es hipercloremia
  • hipercloremia definicion

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario