Extrasístoles.





Extrasístoles.  No sólo los médicos, sino los mismos enfermos, definen bien el extrasístole (debiera decirse la extrasístole) como una contracción cardiaca prematura y abortada que el paciente experimenta como una sensación de pausa en la contracción, seguida de un latido fuerte; es frecuente que expresen esta sensación como un «vuelco» o «tropiezo» en el corazón. Si hay varios extrasístoles seguidos, la sensación subjetiva es de palpitación violenta con opresión, que se extiende al cuello; pudiendo acompañarse de interpretaciones psíquicas deprimentes, sobre todo la de la angina de pecho, en las personas preocupadas.

     El extrasístole es un trastorno de la excitabilidad del miocardio, debido a un estímulo que parte de un lugar anormal, es decir, fuera del nódulo sinusal. Este estímulo anormal produce una contracción prematura del ventrículo en el momento en que está aún en diástole, llenándose de sangre; esta contracción incompleta va seguida a veces de una pausa compensadora y de un latido normal. En otros tipos el extrasístole es «intercalado», sin pausa compensadora. El complejo de la contracción abortada, la pausa y el subsiguiente latido acentuado, constituye el fenómeno que experimenta el paciente como tropiezo del corazón.

     Unas veces el extrasístole es un fenómeno aislado. Otras, se reitera, interpolándose con frecuencia variable, entre las contracciones normales, ya sin regla, ya con regularidad; por ejemplo, alternando una contracción normal y una abortada (pulso bigémino); o un extrasístole y dos normales (pulso trigémino); o un extrasístole y tres normales (pulso cuadrigémino). Otras veces se presentan grupos de varios extrasístoles (extrasístole en salvas). Una serie larga de extrasístoles puede constituir un acceso de taquicardia paroxística.

     Desde el punto de vista patogénico, los extrasístoles pueden dividirse, según el punto del miocardio en que se produce la excitación anormal, en:

      Extrasístole sinusal, cuando parte del nódulo sinusal. Extrasístole auricular, cuando se engendra en la aurícula. Extrasístole nodal, atrioventricular o auriculoventricular, cuando parte del nódulo auriculoventricular o del tronco del fascículo de His. Extrasístole ventricular, si se origina en el ventrículo. Y, aun en esta variedad, se pueden diferenciar los extrasístoles ventriculares derechos y los izquierdos. El diagnóstico diferencial de todas estas variedades sólo se puede hacer por el electrocardiograma.

     Por sí solo, el extrasístole es un fenómeno benigno. Sin embargo, puede acompañar a casi todas las enfermedades cardiacas. Estas dos posibilidades ha de tenerlas en cuenta el clínico antes de aventurar un pronóstico intrascendente o sombrío. El carácter orgánico de una extrasistolia puede sospecharse por la frecuencia, la politopía y sobre todo la no desaparición o incluso su aumento en la prueba de esfuerzo de los extrasístoles. Los estados en que se puede encontrar son los siguientes:

    A) Extrasístoles fisiológicos. Aunque se llamen así, hay que asegurarse de que no son indicio precoz y único de estados de esclerosis. Aparecen, sobre todo, en la edad involutiva; en el climaterio femenino no son raros. La fatiga física o mental puede acompañarse de extrasístoles.

     B) Extrasístoles neuróticos: en psicasténicos, neuróticos, melancólicos, etc. La interpretación excesiva del enfermo contribuye a agravar el trastorno nervioso.

     C) Extrasístoles en las infecciones: pulmonía, gripe, reumatismo, etc.

     D) Extrasístoles por tóxicos habituales: tabaco, té, café: son muy frecuentes.

     E) Extrasístoles de origen terapéutico: digital (con frecuencia determina el ritmo bigeminado), anestésicos, adrenalina, cloruro de bario, antidepresivos tricíclicos, etc.

     F) Extrasístoles en las enfermedades circulatorias: lesiones valvulares (sobre todo mitrales), miocarditis, coronaritis, hipertensión, infarto del miocardio, entre otras.

    G) Extrasístoles en las enfermedades digestivas: dispepsias, colecistitis, estreñimiento, etcétera. Suele ser muy llamativa su desaparición al regularse la función digestiva.



  • salvas extrasistoles
  • extrasistoles salvas
  • extrasistoles posturales
  • salvas de extrasistoles
  • extrasistoles en salvas

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario