Anomalías congénitas de los dedos.





Anomalías congénitas de los dedos.  Son interesantes, porque suelen asociarse a otras anomalías y enfermedades congénitas: espina bífida, deformidades del cráneo, lesiones cardiacos, etc. También coinciden frecuentemente con alteraciones endocrinas, sobre todo hipofisarias y tiroideas (Ana Bolena padecía bocio y polidactilia). Es también muy común la combinación de estas anomalías, y singularmente de la polidactilia con el síndrome adiposogenital y la retinitis pigmentada (Lawrence-Bardet-Biedl): (Þ).

     Las principales son:

     A) Polidactilia: dedos supernumerarios, desarrollados o rudimentarios.

     B) Sindactilia: dedos unidos. Suele asociarse al cráneo en torre (Þ).

     C) Isodactilia: dedos iguales, generalmente separados, formando la mano en tridente, muy típica en la acondroplasia (Þ).

     D) Macrodactilia: dedos excesivamente grandes (gigantismo parcial).

     E) Microdactilia: dedos muy pequeños (enanismo parcial), ya por reducción de todo su esqueleto, ya por ausencia de una o más de las falanges.

     F) Aracnodactilia (Achard). Dolicoestenomielia (Marfan). En esta anomalía, los dedos son muy largos y flexionados (sobre todo las segundas falanges sobre las primeras), como patas de araña, generalmente asociadas a gran longitud de los huesos largos de los miembros. Este alargamiento de los huesos largos existe, a veces, sin manos de araña. Puede ser una afección familiar. Se asocia, con frecuencia, a otras malformaciones (atrofia del lóbulo medio del pulmón, ectopia del cristalino —(Þ)—, malformaciones congénitas cardiacas, etc.).

     G) Incurvación del meñique, acompañada generalmente de enanismo de este dedo. Se presenta en varios estados degenerativos; es, sobre todo, frecuente en el mongolismo (Siegert) (Þ). Al crecer el niño, este síntoma se atenúa y desaparece.

     H) Dedos acondroplásicos. En la acondroplasia (Þ), los dedos son muy típicos, por su cortedad, su igualdad y su actitud divergente (mano en tridente, antes citada; sería más exacto decir en pentadente o en abanico).

     I) Braquidactilia. Dedos cortos y anchos, con braquimetacarpo, de modo que al cerrar el puño no se observan la eminencia de los nudillos sino pequeños hundimientos de la piel, en el seudohipoparatiroidismo y en el seudo seudohipoparatiroidismo (enanismo braquimetacarpiano).



  • anomalias en los dedos
  • anomalia de los dedos
  • anomalias de los dedos

  • malformaciones congenitas de los dedos
  • malformaciones de los dedos

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario