Yodemia.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Yodemia.

Son mal conocidas las cifras normales del yodo en la sangre (yodemia), por las grandes variaciones individuales. Con las habituales se obtienen cifras entre 80 y 130 g por 1.000. Actualmente se tiende a determinar exclusivamente el yodo ligado a las proteínas (PBI), cuyos valores normales oscilan entre 3,5 y 8 mcg por 100 ml y a veces el butanol extraíble (BEI), que es el yodo hormonal tiroideo (excluyendo las mono y diyodotirosinas) y cuyos valores normales oscilan entre 3 y 6,5 mcg por 100 ml.

     I. La glándula tiroidea es el órgano de mayor trascendencia en la regulación del yodo, por lo que en las enfermedades de esta glándula se observarían las máximas variaciones de la yodemia; pero actualmente se tiende a determinar en su lugar la T4 y la T3 por RIA. Con todo, las alteraciones del PBI y del BEI sirven a la clínica cuando no se dispone de aquellas técnicas:

     A) En general, hay hiperyodemia en los estados hipertiroideos: 180 a 150 g por 1.000 o PBI superior a 8 mcg/100. Estas cifras varían mucho, sin relación con el cuadro clínico ni con la cifra de metabolismo basal. Se ha pretendido que los casos intensos sin yodemia alta eran siempre graves; pero no es constantemente así. La ingestión de yodo produce una yoduria disminuida en el hipertiroidismo, con relación a los sujetos normales y a los hipotiroideos.

     B) En las neurosis vegetativas basedowoides (Þ) hay casi la misma hiperyodemia que en el hipertiroidismo (Guy Laroche), lo cual sería un argumento a favor de la identidad de ambos síndromes.

     C) En el hipotiroidismo hay, en general, hipoyodemia, y PBI y BEI inferiores a 4 y 3 mcg respectivamente. Disminuye el PBI en el síndrome nefrótico.

     D) Un PBI alto con un BEI normal indica defectuoso aprovechamiento de las proteínas yodadas precursoras de las hormonas tiroideas: se observa en casos de hipotiroidismo congénito, tiroiditis y carcinoma.

     II. Se ha investigado la yodemia entre otras afecciones endocrinas, principalmente en las ováricas, encontrándose alteraciones inaprovechables para el diagnóstico. En estado normal, la mujer ofrece cifras de yodemia un poco más altas que el hombre. Aumenta durante el embarazo.

     III. Se ha señalado hiperyodemia en ciertas septicemias y en la leucemia linfoide, sin interés diagnóstico.

     IV. La prueba de la yoduria provocada se ha recomendado últimamente en el diagnóstico de los estados tiroideos: estaría disminuida en el hipertiroidismo y aumentada en el mixedema.



  • valores normales de yodo
  • yodemia

  • valores normales de yodo en sangre
  • hiperyodemia
  • hipoyodemia

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario