Reacciones cinéticas





Provocadas por Los estímulos:

Por tratarse de una de las más caracterís­ticas manifestaciones de la excitabilidad de los seres vivientes, nos referiremos funda­mentalmente a estas reacciones cinéticas al señalar algunos ejemplos.

Propias de los organismos de vida sésil o que viven fijados al substrato, y por lo tanto típicas de las plantas, son las reacciones ciné­ticas conocidas con el nombre de tropismos.

Estos tropismos se manifiestan como movi­mientos de orientación permanente de los ór­ganos activos de los vegetales, cuya dirección tiene lugar en relación con la parte del órgano vegetal estimulado, que se orienta en la forma más adecuada y favorable para la vida de la planta. La naturaleza del estímulo que los pro­voca permite diferenciar varios tipos de tro­pismos.

El geotropismo, provocado por la ac­ción de la gravedad, es negativo en el tallo y positivo en las raíces. Si una plántula en desa­rrollo se coloca horizontalmente, podrá obser­varse poco tiempo después que su raíz se cur­va hacia abajo mientras el joven tallo lo hace hacia arriba, curvaturas que se producen preci­samente en la zona de elongación de la raíz y el tallo y que se deben a una acción unilateral de la gravedad. Así lo demuestra el hecho de que, al someter la plántula a una rotación se­gún su eje longitudinal -en cuyo caso la grave­dad no influye ya unilateralmente-, las incurvaciones señaladas dejan de producirse.

Respecto al fototropismo (o heliotropismo, si interviene el Sol), en que el estímulo actuante es el lumínico, el tallo muestra una reacción fototrópica positi­va, curvándose hacia el lado del que procede la luz. Se ha compro­bado que esto es debido a que la hormona del crecimiento de los vegetales, la auxina, es inactivada en las partes de la planta más expuestas a la luz, o más bien a que la luz produce el efecto seña­lado al motivar la desviación de la hormona hacia el lado de la planta no iluminado.

Los tactismos o taxis pertenecen a otro tipo de reacción ciné­tica en la que ésta se manifiesta por un desplazamiento de los organismos hacia el centro estimulador (taxis positiva), o por una fugirreacción o alejamiento (taxis negativa).

Según el estimulo que las provoque -lumínico, térmico, eléctrico, químico, etcétera- recibirán un nombre específico distinto: fototaxis, termotaxis, galuanotaxis, quimiotaxis y otros.

Los tan conocidos paramecios o infusorios zapatilla muestran, por ejemplo, un quimiotropismo positivo respecto al gas carbónico, observándose su aglomeración alrededor de las burbujas de este gas.

Los fitoflagelados provistos de clorofila presentan normalmente una fototaxis positiva, nadando activamente hacia la fuente luminosa; así se comportan tam­bién muchos insectos nocturnos (que se aglomeran alrededor de una luz) y algunas especies de peces (sardinas, caballas, etcétera), fototropismo positivo que aprovecha el hombre para atraerlos a sus redes durante la pesca nocturna.

La excitabilidad alcanza gran desarrollo en los metazoos, por tener células especializadas en la recepción de los estímulos (las células sensoriales), órganos conductores (los nervios o axones de las células nerviosas), centros elaboradores de la respuesta (los órganos centrales del sistema nervioso) y órganos efectores (mús­culos, glándulas, etcétera) en los que esta respuesta se manifiesta de forma específica.

Estructura de una neurona motora

neurona motora

El circuito reaccionante más simple, en el que deben intervenir por al menos dos neuronas, es el llamado arco reflejo, que transforma la excitación en una reacción automática y de carácter involuntario: el reflejo rotuliano, en el que el centro elaborador o modulador es la médula espinal, es uno de los ejem­plos más típicos.

reflejo instintivoEstas reacciones reflejas, que nos permiten comprender cómo un ani­mal es capaz de responder automáti­camente a la influencia de los estímu­los externos, son las únicas que se pre­sentan en los animales con un siste­ma nervioso escasamente diferencia­do. El mismo carácter de automatismo e involuntariedad se encuentra en los reflejos instintivos, actos reflejos o reacciones innatas que cada especie presenta frente a estímulos determi­nados -por ejemplo, el reflejo de suc­ción del recién nacido o la forma en que cada pájaro construye su nido- y en los reflejos condicionados, adquiri­dos durante la vida natural del indivi­duo, entre los que puede citarse el re­flejo salival, que se produce incluso con el simple recuerdo de la comida.

A pesar de que existen reflejos in­variables frente a determinados estímu­los, como el de la reflejos invariablescontracción pupilar bajo una luz intensa, la existencia de centros nerviosos superiores (cerebro) posibilita una modificación conscien­te de las respuestas que se producen, que pueden exagerarse, disminuirse o incluso anularse de un modo totalmen­te voluntario. El reflejo rotuliano an­tes citado, que se produce normalmente si el sujeto está distraído, puede ser totalmente inhibido o exagerado cuan­do interviene la voluntad del individuo.



  • neurona motora

  • neurona
  • reacciones cinéticas
  • neuronas motoras
  • instintivo

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario