Otras variaciones del erotismo.





Otras variaciones del erotismo tienen poco interés clínico. Indican por sí solas una perversión, congénita o adquirida, del impulso sexual, muchas veces sobre un fondo, más o menos explícito, de homosexualidad o de timidez; otras veces son manifestaciones de estados psicopáticos diversos. Citaré: las formas diversas del fetichismo, o sea, el condicionamiento necesario del acto sexual por determinadas partes del cuerpo, o por defectos físicos, o por algunos objetos, olores, etc.; el sadismo o provocación del erotismo por actos violentos sobre la pareja: extraordinariamente frecuente; y el masoquismo o provocación del erotismo por la violencia material o moral sobre el propio organismo; el exhibicionismo o demostración pública de los órganos genitales o de zonas erotógenas generalmente ocultas; el veedismo, erotismo por la contemplación de motivos o actos sexuales en los demás; la pedofilia o pederastia, erotismo suscitado por los jóvenes o niños; la palabra pederastia se emplea impropiamente, incluso por técnicos, como sinónimo de homosexualidad. En general, todas estas anormalidades son variedades de fetichismo.

El trasvestismo, la adopción de formas de vestir, gestos y cosmética propia del otro sexo, no va unido forzosamente a la homosexualidad, sino generalmente a la identificación psicológica y al comportamiento del sexo adoptado. Otras veces se trata de profesionales con fines económicos.



  • contemplacion y erotismo
  • erotismo medicamento
  • variaciones de la pedofilia
  • veedismo

  • actos violentos como parte del erotismo

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario