Exoftalmos de origen circulatorio.





Exoftalmos de origen circulatorio:

      A) Hipertensión arterial. Un cierto número de hipertensos, sobre todo de hipertensión esencial, juvenil, presentan exoftalmos más o menos marcado. Como este exoftalmos puede ir acompañado de temblor, de taquicardia discreta, de reacciones vasomotoras intensas, de leve elevación del metabolismo basal, no es rara la confusión con el hipertiroidismo. He visto casos de este seudohipertiroidismo por hipertensión, incluso operados de tiroidectomía. Sin duda, se debe este síndrome a la fase de excitación del simpático, que existe en muchos casos de hipertensión juvenil, quizá de origen central, hipotalámico; en realidad, pues, se trata de los mismos síntomas hipersimpáticos del hipertiroidismo; la diferencia, no siempre clara, se basa en que no hay tiroidomegalia, ni adelgazamiento, ni la enorme inestabilidad vegetativa, motora y psíquica de los hipertiroideos verdaderos; ni grandes hipermetabolismos (sí, quizá, un hipermetabolismo moderado entre + 15 y + 20, antes atribuido a la misma hipertensión, pero, quizá, no ajeno a una excitación tiroidea, hipotalámica); en suma, se tiende hoy a interpretar estos casos como una variedad del Basedow central, con mucha hipertensión (Þ).

     B) Insuficiencia circulatoria. En casos de insuficiencia circulatoria crónica, puede haber exoftalmos por edema orbitario.

     C) Trombosis del seno cavernoso. Ocurre a consecuencia de lesiones inflamatorias graves de la cara (furúnculos, ántrax, pústula maligna, etc.); además del antecedente inflamatorio, se observa inflamación de la región perimastoidea a consecuencia de la flebitis, muy frecuente en estos casos, de la vena emisaria mastoidea que comunica con el seno cavernoso. El ojo propulsado está inmóvil por oftalmoplejía global y presenta quemosis o hemorragia subconjuntival del globo ocular o de ambos; las venas frontales y oftálmicas, dilatadas; toda la órbita y los párpados, inflamados. Es, al principio, unilateral, pero suele hacerse bilateral y termina frecuentemente por meningitis.

     Tanto en la trombosis del seno cavernoso, como en las aneurismas y arteritis en el mismo, así como en los tumores de vecindad, suele presentarse el síndrome de Tolosa-Hunt, con cefalea periorbitaria, anestesia y oftalmoplejías por afectación de los nervios craneales III, IV, VI y rama oftálmica del V.

     D) Aneurisma arteriovenoso (entre la carótida y el seno cavernoso). Generalmente es consecutivo a traumatismos con fractura de la base del cráneo, antecedente que facilita el diagnóstico; pero otras veces, débese a una comunicación espontánea de un aneurisma carotídeo con el seno (Þ). El exoftalmos que suele ocasionar es pulsátil, con dilatación y, a veces, pulsación de los vasos retinianos, conjuntivales y palpebrales. También se comprueba quemosis en el ojo del mismo lado. La auscultación del globo ocular permite apreciar un ruido de moscardón. La compresión de la carótida en el cuello hace disminuir la pulsación, el ruido y el exoftalmos. Suele acompañarse de parálisis oculares y a veces de parálisis de los miembros, incluso cuadriplejía, trastornos psíquicos, dolor del trigémino, etcétera.

     E) En la granulomatosis de Wegener la proptosis unilateral a menudo y aguda ocurre en el 20 por 100 de casos y se debe a la sinusitis y edema inflamatorio retrobulbar. El cuadro se califica de «síndrome seudotumoral de la órbita».

     F) En los síndromes mediastínicos con obstrucción venosa en el mediastino superior.

     G) En el hemangioblastoma de Hippel-Lindau, que afecta a la retina y al cerebelo y en la angiomatosis del síndrome Sturge-Weber, con nevus facial y angioma venocapilar sobre un hemisferio cerebral. También en el linfangioma orbitario. En la enfermedad de Kaposi, en ocasiones.

     H) En la sarcoidosis (enfermedad de Boeck), excepcionalmente.



  • exoftalmos bilateral definicion
  • hipertensión y exoftalmos

  • exoftalmo intermitente hipertension
  • proptosis unilateral hipertension
  • perimastoidea

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario