Cáncer del tiroides.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Cáncer del tiroides.  Aparece en la edad propicia al cáncer, rara vez antes de los cuarenta años, ya en tiroides normales, ya, con mucha mayor frecuencia, en antiguos portadores de bocio (2,5 por 100 de los bocios degeneran en cáncer). El bocio que se canceriza es el nodular, de donde la importancia de precisar si un bocio cualquiera es nodular o no. Se caracteriza por aumento rápido del tiroides o del bocio; endurecimiento de éste y adherencia a los planos profundos del cuello; dolor a la presión o espontáneo (éste, con frecuente irradiación a la oreja); a veces, aumento súbito del metabolismo basal (Þ); el estado general se suele conservar bien durante bastante tiempo. En esta primera fase es difícil de diferenciar el cáncer tiroideo de las tiroiditis y estrumitis que ocurren con frecuencia, sobre todo en las mujeres portadoras de bocio, hacia la misma edad; o, simplemente, de los bocios de crecimiento rápido. Hoy sabemos que, al lado de estos casos de sintomatología sospechosos, hay muchos casos de bocio en los que no se aprecia, durante largo tiempo, ninguna modificación local ni general; quizá el primer síntoma es una metástasis; o el cáncer se descubre al examinar histológicamente un bocio extirpado que se creía simple. Sólo la histología puede definir el diagnóstico; y aun en ciertos casos, la imagen histológica es dudosa; delante de muchas preparaciones histológicas he visto discutir si se trataba o no de un cáncer, con argumentos tan considerables de los que lo creían como de los que pensaban en contra. Desde luego, esta duda no es óbice para plantear el tratamiento radical (extirpación total y radioterapia). En fases más avanzadas, la tendencia caquéctica, la aparición de adenopatías y, sobre todo, las metástasis (pulmonares, óseas, linfáticas, etc.) aclaran el diagnóstico; pero éste debe intentarse siempre antes de ese período final, en el que toda terapéutica es inútil. Las metástasis pueden ser muy precoces, sobre todo las óseas (fracturas espontáneas): (Þ) y las linfáticas, en las cadenas laterales del cuello (Þ). La forma principal del cáncer tiroideo es el carcinoma (carcinoma simple, carcinoma cirrótico, adenocarcinoma papilar o folicular, adenoma maligno). El carcinoma medular de tiroides es productor de calcitonina por las células C o parafoliculares. Además de su malignidad por metástasis regionales o lejanas, puede formar parte de una poliadenomatosis endocrina (asociado a hiperparatiroidismo y feocromocitoma): es el síndrome de Sipple o M.E.N.-II. Menos frecuente es el sarcoma; clínicamente es difícil diferenciarlos. En la gammagrafía con yodo radiactivo, los nódulos neoplásicos pueden ser «fríos» (carcinoma sólido anaplásico, sarcoma, hemangioendotelioma) o «calientes» (papiloma maligno, adenoma de células grandes, etc.).



  • Como se aprecia el cancer de tiroides
  • la tiroide se cancerisa

  • tiroides bocio subito
  • metastasis del cancer de bocio

  • tumor productor de calcitonina

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario