Almacenamiento Energía





Siempre que se diseñe un sis­tema de calefacción o de refrigera­ción de edificios, producción de ener­gía eléctrica para uso continuo y cual­quier otra utilización en la que la va­riación de la demanda no coincida con la variación de suministro, hay que habilitar un sistema de almacenamiento de la energía. Para un cie­lo continuamente despejado, que se da durante gran parte del año en algunas zonas desérticas, puede ser necesario habilitar un almacenamien­to equivalente únicamente al sumi­nistro de un día, ya que al día siguien­te el suministro se volverá a resta­blecer. Este pequeño almacenamien­to puede seguir siendo suficiente cuando se prevea la utilización de una  fuente auxiliar, para aquellas ocasiones en que el suministro no pueda satisfacer la demanda.

La energía producida por la atmosfera se da a través de elementos naturales como el agua y la radiación producida por el sol.

almacenamiento energia

La mayoría de los sistemas de calefacción para viviendas que funcionan con energía solar suele llevar un sistema auxiliar,  ya que sería antieconómico diseñar  un sistema de calefacción solar de modo que pudiese satisfacer la demanda en el día más nublado y frío del año, ya que para el resto del tiempo resultaría una instalación sobredimensionada. Evidentemente,  hay una relación en este caso entre  la variabilidad de la radiación solar, la variabilidad de la demanda de calefacción, la capacidad del sistema auxiliar y la capacidad de almacenamiento por habilitar. El equilibrio que se debe establecer entre estos factores depende fundamentalmente de razones económicas. No podemos entrar aquí en demasiadas profundidades; depende de factores tales como el coste del combustible, materiales, maquinaria y mano de obra, y de la variación de la temperatura del aire exterior y velocidad del viento durante todo el año.

De alguno de estos factores no se puede hacer una predicción exacta para un emplazamiento dado sino que se debe hacer un acopio de datos estadísticos durante un lapso prolongado y para ese emplazamiento concreto. Se verá, sin embargo, que en la relación entre estas magnitudes no se incluyen tanto los valores de sol máximos o mínimos que se hayan registrado sino el tiempo que duran esos períodos de máximo o mínimo. Contando con este tipo de datos, el ingeniero puede empezar a equilibrar las distintas partes del sis­tema: el convertidor de energía, la maquinaria auxiliar (si hace falta) y el sistema de almacenamiento.



  • simbolos de sistema auxiliar de energia

  • utilizacion del sol

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario