Ascitis en los tumores abdominales.





Ascitis en los tumores abdominales.  Aparte del cáncer hepático, que acabo de mencionar, y descartada también la cirrosis hepática, toda ascitis que aparece en individuos de edad madura, generalmente acompañada de ictericia por retención, debe sospecharse de origen neoplásico, en sus distintas localizaciones abdominales. La ascitis puede producirse, o por peritonitis cancerosa, o por compresión de la vena porta por el tumor o por los ganglios; más raramente por compresión de la cava. Comentaré algunos de estos diagnósticos:

     A) Peritonitis cancerosa. El cáncer primitivo del peritoneo (generalmente mesotelioma) es muy raro y difícilmente diagnosticable. No suele producir ascitis. Pero la cancerización secundaria del peritoneo por neoplasia de otras vísceras (estómago, intestino, páncreas, genitales) determina fácilmente ascitis intensa. A menudo es hemorrágica y en el sedimento suelen encontrarse las células cancerosas. Esta ascitis puede ser precoz y dar la impresión de una peritonitis primitiva, enmascarando los síntomas del cáncer inicial. A veces se acompaña de esteatorrea (Þ).

     B) Ascitis por compresión neoplásica de la vena porta. Ocurre en las adenopatías cancerosas próximas a esta vena. Como he dicho, casi invariablemente se produce, a la vez, la compresión de las vías biliares y, por tanto, la ascitis y el síndrome de hipertensión portal se acompañan de ictericia por retención (Þ). Ante esta combinación, en individuos con mal estado general, debe sospecharse siempre dicho diagnóstico.

     C) Es mucho más rara la compresión de la porta por infartos ganglionares no cancerosos: tuberculosos, linfogranulomatosos, leucémicos. El diagnóstico depende del síndrome general de estas enfermedades (Þ). Algunas veces, la ascitis puede ser el síntoma primitivo, como en varios casos míos, con ascitis y febrícula, en ninguna otra manifestación, en los que sólo tardíamente se diagnosticó la linfogranulomatosis. En el sedimento de la ascitis de las leucemias pueden encontrarse elementos mieloides típicos.

     D) Ascitis por compresión de la vena cava. Los tumores del hígado (ya citados), del estómago, intestino, colon, páncreas, riñón, suprarrenales, ovario, etc., pueden producir ascitis por compresión de la cava; ascitis generalmente tardía y precedida de dilatación venosa y edema de las piernas, de fácil diagnóstico (Þ). Puede, empero, ser la ascitis una de las primeras manifestaciones. Algunos de estos tumores, como ciertos quistes malignos del ovario, pueden aparecer en mujeres jóvenes; y otros, como sarcomas del riñón o tumores suprarrenales, en el niño.

     E) Una forma especial de estos procesos es la ascitis con hidrotórax en el fibroma ovárico (síndrome de Meigs). No se sabe exactamente el mecanismo de producción de este trasudado general, verdadero anasarca, que puede ser difícil de diagnosticar, confundiéndose con el anasarca cardiaco o con poliserositis si no se hace la exploración ginecológica. El fibroma puede ser poco voluminoso y no cómodo de descubrir. Su extirpación hace desaparecer el anasarca. Otros tumores pélvicos (uterinos, ováricos), incluso un adenocarcinoma, pueden originar también el síndrome.



  • tumores que causan ascitis

  • tumores de ovario que causan ascitis
  • tumores que provocan ascitis
  • peritonitis cancerosa

  • tumores que producen ascitis

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario