Meníngeos

Hemorragia meníngea.

Hemorragia meníngea. Hemorragia meníngea.  La hemorragia meníngea puede localizarse por fuera de la duramadre, entre ésta y el hueso (hemorragia extradural o epidural); o por debajo de la duramadre (hemorragia subdural); o, finalmente, entre la hoja interna de la aracnoides y la piamadre (hemorragia subaracnoidea). La forma más frecuente es la subdural, que casi siempre ... Sigue leyendo "Hemorragia meníngea."

Síndrome meníngeo.

Síndrome meníngeo. Citaré los casos de síndrome meníngeo, típico, febril, varias veces recidivante, con pleocitosis linfocitaria, alternando con crisis de cefalea o crisis de asma, probablemente de origen vírico (meningitis multirrecurrente benigna: Calvo Melendro, Mollaret). En toda meningitis recurrente hay que indagar si existen antecedentes traumáticos (fractura de base de cráneo, frontobasal), aunque sean remotos ... Sigue leyendo "Síndrome meníngeo."

Otras meningitis primitivas.

Otras meningitis primitivas. Otras meningitis primitivas.  Además de las meningitis secundarias a las infecciones generales, señaladas más arriba, puede haber meningitis primitivas por neumococo o estreptococo u otros gérmenes. Claro es que esta primitividad —como la de la tuberculosis antes comentada— es sólo aparente, pues, en realidad, se trata de focos neumocócicos, estreptocócicos, etc., que habían ... Sigue leyendo "Otras meningitis primitivas."

Meningitis tuberculosa.

Meningitis tuberculosa. Meningitis tuberculosa.  Su frecuencia y gravedad requieren una especial descripción. Se presentan, en un 45 por 100 de los casos, en niños entre dos y siete años; en un 10 por 100 de los casos, en jóvenes entre dieciocho y veinticuatro años; el resto se reparte entre niños en la primera infancia o ... Sigue leyendo "Meningitis tuberculosa."

Meningitis sifilítica.

Meningitis sifilítica. Meningitis sifilítica.  Es bastante frecuente, pero ahora mucho menos que antes. Se presenta en forma aguda o crónica:     A) La aguda aparece en el período secundario; afecta a la pía y a la aracnoides; y, clínicamente, es como todas las meningitis agudas, recordando, ya a la meningocócica, ya a la tuberculosa; otras veces, ... Sigue leyendo "Meningitis sifilítica."

Meningitis consecutivas a inflamaciones cefálicas.

Meningitis consecutivas a inflamaciones cefálicas. Meningitis consecutivas a inflamaciones cefálicas.  Todos los procesos inflamatorios que asientan en la cabeza pueden producir meningitis por propagación, ya directa, de tejido a tejido; ya por vía linfática o venosa. El diagnóstico de la causa es, por lo común, obvio, aun cuando, a veces, puede tratarse de infecciones tan pequeñas que hayan ... Sigue leyendo "Meningitis consecutivas a inflamaciones cefálicas."

Meningitis (o coriomeningitis) linfocitaria benigna.

Meningitis (o coriomeningitis) linfocitaria benigna. Meningitis (o coriomeningitis) linfocitaria benigna.  Recientemente se han estudiado bastantes casos de esta meningitis. Preséntase con el cuadro meningítico completo, pero generalmente no muy intenso, con líquido cefalorraquídeo hipertenso, claro, o ligeramente opalescente, con aumento de albúmina, con linfocitosis (500 a 1.000 elementos por milímetro cúbico) y sin gérmenes. Suele durar una o ... Sigue leyendo "Meningitis (o coriomeningitis) linfocitaria benigna."

Meningitis secundarias en las infecciones.

Meningitis secundarias en las infecciones. Meningitis secundarias en las infecciones.  En el curso de una infección general pueden presentarse estados meningíticos que son como una continuación del meningismo antes citado, verdadero estado premeningítico. El cuadro meníngeo es completo; la evolución, grave; y en el líquido cefalorraquídeo son positivos los signos inflamatorios y, a veces, purulentos, con hallazgo de ... Sigue leyendo "Meningitis secundarias en las infecciones."

Meningismo.

Meningismo. [caption id="attachment_6677" align="aligncenter" width="260"] fuente: https://www.buzzle.com/img/articleImages/309429-51025-11.jpg[/caption] Se llama así a un síndrome meníngeo en el que el examen del líquido cefalorraquídeo y, eventualmente, la autopsia, demuestran que no se trata de un proceso inflamatorio, sino de una reacción serosa, con hipertensión intracraneal. A) Meningismo infeccioso. En el curso de todas las infecciones graves (tifoidea, sarampión, escarlatina, viruela, pulmonía, ... Sigue leyendo "Meningismo."