Virilización.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Virilización.  Llámase así a la transformación viril, más o menos acentuada, de una mujer, hasta entonces normal. Se distingue, por tanto, de los estados androginoides antes descritos en la menor intensidad de los síntomas viriles (nadie duda, al ver una mujer virilizada, que se trata de una mujer) y en que no es un estado congénito, si bien un estudio atento de todo caso de virilización demuestra indicios constitucionales más o menos marcados de esta predisposición. Es frecuentemente familiar. La virilización afecta principalmente al vello (Þ); pero esta virilización pilosa puede acompañarse de hipertrofia del clítoris, voz grave, cambio de carácter (pérdida de la coquetería, tendencia a las actividades sociales viriles, etc.); el esqueleto y el sistema muscular suelen ser muy fuertes y los dientes muy grandes, separados y blancos. La causa de la virilización reside:

     A) En hiperplasias o tumores de la corteza suprarrenal. Su diagnóstico se funda en la coexistencia de la obesidad hipercortical (Þ), que no siempre existe; a veces en la palpación del tumor (Þ); quizá en la hipertensión (Þ) y glucosuria. Aumento, a menudo notable, en la orina de los 17-cetosteroides (Þ); y también (Þ). Además del síndrome de Cushing otras afecciones suprarrenales producen virilización; la hiperplasia adrenal congénita, generalmente por deficiencia de 21-hidroxilasa (90 por 100 de casos) y en otros por falta de 11 beta-hidroxilasa; clínicamente corresponden al «síndrome adrenogenital» por el exceso de andrógenos.

     B) En hiperplasias hipofisarias (aunque siempre con hiperplasia secundaria de la corteza suprarrenal), es decir, la enfermedad de Cushing (Þ).

     C) En lesiones ováricas (luteinomas o arrenoblastomas) (Þ), que se caracterizan por el hallazgo de un tumor genital. Con más frecuencia se trata de ovarios poliquísticos con engrosamiento de la cápsula (síndrome de Stein-Leventhal); existe hirsutismo, esterilidad y a menudo amenorrea. En estos casos los 17-cetosteroides están normales o apenas aumentados, pero la testosterona en plasma suele estar elevada por falta de transformación en estrógenos, aunque otros piensan que en definitiva se forma un exceso de estrona, responsable de ciclos anovulatorios y «estro continuo» con signos de exceso de andrógenos.

    D) Se han descrito también casos de virilización, generalmente con obesidad pletórica, en ciertos tumores del timo; posiblemente, en estos casos hay lesiones hipofisocorticales, responsables directamente de la virilización (Þ).

     E) La virilización acompaña, a veces, al síndrome de hiperostosis endocraneal (Morgagni) (Þ).

     F) Virilización yatrógena: producida por la administración prolongada de medicamentos que contienen corticoides, testosterona o anabolizantes.



  • virilización

  • sindrome de virilización

  • cushing y virilizacion
  • cuales son los tratamientos de la virilizacion
  • que es la virilizacion

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario