Tumores y quistes del mediastino.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Tumores y quistes del mediastino:

      A) Los tumores benignos (lipomas, cordomas, fibromas, mioma, quiste hidatídico, quistes dermoides, quistes broncógenos) —según algunos, muy frecuentes— no dan otra manifestación que el cuadro mediastínico y la sombra radiográfica, cuando el tumor es visible a los rayos X. Esta sombra puede ser enorme, de contorno bien preciso. Hay casos absolutamente bien tolerados a pesar de su gran tamaño, descubriéndose en la radioscopia. Pueden ser muy pulsátiles, quizá, más que los aneurismas, sirviendo esta diferencia para el diagnóstico. El diagnóstico se hace por exclusión y, casi siempre, sin certeza. Los quísticos pueden infectarse en el curso de infecciones generales o focales o por comunicar accidentalmente con los bronquios. Los lipomas (bastantes casos publicados) pueden acompañarse de otros lipomas externos que facilitan el diagnóstico. Puede darse el caso excepcional de la apertura de un quiste dermoideo en el bronquio, con expulsión del contenido del quiste, incluso pelos, en la expectoración (Þ). Estos quistes dermoides suelen dar positiva la reacción del embarazo (Þ). En el ángulo cardiofrénico, especialmente derecho, son de localización preferente los lipomas, la hernia diafragmática de Morgagni y los quistes pleuropericárdicos. El neumoperitoneo artificial y los cambios posturales radiológicamente observados, ayudarán al diagnóstico. La TAC hace hoy innecesarias estas técnicas.

     B) Los tumores malignos (sarcoma, carcinoma, corioepitelioma), metastásicos o primitivos (como el linfosarcoma): (Þ), se diagnostican por el mal estado general y la rápida progresión de los síntomas mediastínicos. La tos seca puede preceder mucho tiempo a los otros; son también frecuentes los dolores precordiales, angustiosos, de tipo anginosos (importantes para sospechar la malignidad del tumor; este dolor aparece aunque el tamaño sea pequeño), o los accesos de disnea que, al principio, recuerdan el asma.

     C) Una mención aparte merece el grupo de linfomas no hodgkinianos, que comprenden, entre otros, las antes llamadas linfosarcomatosis y reticulosarcomatosis, estos últimos designados hoy sarcoma inmunoblástico en la clasificación de Kiel (Lennert).

     D) En algunos casos, el síndrome mediastínico, posterior, se debe a un neurinoma, tumores a expensas de las raíces medulares, a veces coincidentes con otras manifestaciones de neurofibromatosis cutánea (Þ) o con otros tumores nerviosos en el cuello (Þ). Los neurinomas pueden crecer hacia el mediastino, dando lugar a los signos mediastínicos, por lo común discretos, y más raramente a manifestaciones de compresión medular. Otras veces faltan todos los síntomas y el hallazgo se hace casualmente en la radiografía, en la que aparece una tumoración, alta, pegada a la columna vertebral, de contorno neto, a veces poliédrico.



  • diferencia entre tumor quiste mioma lipoma linfoma

  • Que es la Reticulosarcomatosis?
  • diferencia entre mioma lipoma quiste
  • tumores con sombra
  • tumor malugo pleuropericardico

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario