Soplos respiratorios.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Soplos respiratorios:

      A) Soplo bronquial. Es un ruido que recuerda notablemente el que se oye auscultando la laringe; un ruido, pues, de soplo en dos tiempos, con intensidad parecida en la inspiración y la espiración. Hay distintos grados de soplo, desde la simple respiración asoplada —que es casi idéntica a la respiración con espiración prolongada antes descrita— hasta el soplo rudo, resonante, que, a veces, se percibe casi sin aplicar el oído a la pared torácica:

     1. El soplo bronquial o tubárico es típico de la condensación neumónica, en la que es excepcional que no se oiga: ocurre esto solamente cuando el bronquio principal está obstruido y hay, pues, atelectasia.

     2. Con menos intensidad se presenta en la bronconeumonía, en casi todas las neumonías tuberculosas, en los tumores broncopulmonares muy avanzados con atelectasia.

     3. Una estenosis bronquial incompleta, como la producida por un ganglio grande o una metástasis cancerosa, produce también soplo tubárico.

     B) Soplo pleural. Aparece en los derrames no muy abundantes. Es muy parecido al bronquial, pero más lejano. Este parecido entre el soplo neumónico y el pleural es la causa de la dificultad de hacer muchas veces el diagnóstico diferencial entre un derrame pleurítico y una neumonía masiva. En la parte alta del derrame, el soplo adquiere las características del soplo bronquial tubárico típico, mientras que en la parte baja suele haber silencio. Los ruidos acompañantes: roces en el derrame —mejor dicho, por encima de él—, estertores en la neumonía, permiten diferenciarlos.

     C) Soplo cavitario:

     1. Sobre las cavidades rodeadas de tejido pulmonar condensado se percibe un soplo como el bronquial, pero con una resonancia cavitaria, absolutamente típica: una rápida auscultación puede, cuando este síntoma se percibe claramente, inducir por sí sola al diagnóstico de cavidad, con más certeza aún que una radiografía. Aparece en todas las cavidades (Þ) con tal que estén en amplia comunicación con un bronquio y rodeadas de tejido muy condensado, o bien muy próximas a la superficie que se ausculta; tal ocurre en las grandes bronquiectasias y en los abscesos con gran comunicación bronquial. Suele acompañarse de estertores húmedos consonantes y confluentes.

     2. Cuando la cavidad es muy grande y de paredes lisas, y, sobre todo, cuando el aire que contiene alcanza cierta tensión, la calidad del soplo cavitario adquiere una resonancia profunda y un poco metálica y se llama soplo anfórico. Es típico de las grandes cavernas, lisas, y del neumotórax (mucho más del espontáneo que del terapéutico).

     3. En casos de esclerosis pulmonar intensa con desviación de la tráquea, se puede oír también un soplo cavitario, anfórico, con estertores cavernosos, sin haber caverna alguna. El error de diagnosticar, en efecto, una caverna, puede plantearse, pero se evita por la exploración clínica cuidadosa y por la radiografía.



  • soplo bronquial
  • soplos respiratorios
  • soplo tubarico

  • soplo cavitario
  • Soplo respiratorio

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario