Síntomas de la naturaleza del tumor.





Síntomas de la naturaleza del tumor.  Por orden de frecuencia, los tumores encefálicos pertenecen a las siguientes categorías histológicas (Cushing): gliomas (a veces se calcifican, dando imágenes ramificadas en la radiografía): (Þ), adenomas hipofisarios (ya citados), meningiomas, tumores del nervio acústico (neurinomas), tumores congénitos (craneofaringiomas, colesteatomas y tumores dermoides, cordomas y teratomas), tumores metastásicos, tumores inflamatorios (tuberculomas, sifilomas), tumores vasculares, sarcomas primitivos, papilomas, varios. El diagnóstico de estas variedades es muy difícil, salvo casos excepcionales. En los tumores metastásicos, el diagnóstico del cáncer primitivo puede ayudar al de la naturaleza de la metástasis, por ejemplo, los tumores melánicos (Þ); sin embargo, hay tumores melánicos, sin melanosis dérmica (Roca de Viñals). La localización puede orientar sobre la naturaleza del tumor; por ejemplo, en los tumores hipofisarios se presumen las variedades, más arriba enumeradas, de estas neoplasias; los suprasillares suelen ser gliomas o meningiomas; los tumores del ángulo pontocerebeloso suelen ser neurinomas; los de la zona rolándica y olfatoria, meningiomas; los del vermis cerebeloso, meduloblastomas; los de los lóbulos cerebelosos, astrocitomas o angiomas; los temporales y occipitales, glioblastomas.

Los antecedentes del enfermo y los análisis, sobre todo la alta velocidad de sedimentación, orientan hacia el diagnóstico de los tuberculomas (que, en efecto, se diagnostican bastantes veces en vida) o de los fisilomas (ciertos tumores no sifilíticos pueden producir Wassermann positivo en líquido cefalorraquídeo). Los aneurismas intracraneales pueden sospecharse por el líquido hemorrágico, la violencia del dolor, sobre todo occipital, etc. (Þ). Los quistes hidatídicos y las cisticercosis (larva vesiculosa de la tenia solium) son relativamente frecuentes; pueden producir múltiples sintomatologías: tumor cerebral, epilepsia focal, síndrome cerebeloso o talámico o hipotalámico, síndrome de simple hipertensión craneal, hidrocefalia. Los quistes hidatídicos se sospechan por la existencia previa de otras localizaciones del quiste y las reacciones generales de éste (desviación del complemento): (Þ); intradermorreacción: (Þ); eosinofilia: (Þ); es muy útil la investigación de la eosinofilia en el líquido cefalorraquídeo (Þ). Las cisticercosis se sospechan por la existencia de tenia en el enfermo; quizá por la existencia de nódulos cutáneos (Þ); por la eosinofilia del líquido cefalorraquídeo; por la desviación del complemento (Arjona) (Þ). Los quistes hidatídicos y, más aún, las cisticercosis se calcifican con alguna frecuencia (Þ).

     El médico, generalmente, debe aspirar, como mínimo, al diagnóstico genérico de tumor cerebral; si puede, al de localización; y sólo, en ciertos casos, aspirará al de naturaleza del tumor.



  • fisiloma

  • quiste hemorragico velocidad sedimentacion alta

  • gliobkastoma

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario