Senilismo.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Senilismo

Entendemos por senilismo la vejez cronológicamente adelantada, es decir, la aparición del aspecto senil en edades anteriores a la vejez fisiológica. Los caracteres principales de este senilismo son bien conocidos: sequedad y arrugamiento de la piel; canicie y caída del cabello; caída de los dientes y atrofia de los procesos maxilares; aparición de manchas oscuras en el dorso de la mano y en los órganos genitales (vulva, glande); esclerosis vascular; enfisema; abolición de la función sexual, etc.

     I. Todas las enfermedades profundamente depauperantes producen una especie de vejez; o simplemente los períodos de privaciones prolongadas, el trabajo excesivo y continuado, las largas emociones deprimentes. La influencia de estos factores externos es mayor en los primeros años de la vida y al final, cuando se acerca el tiempo de la senilidad normal. Así vemos el aspecto senil típico de los lactantes con atrepsia (Þ); y en personas que sufren enfermedades depauperantes entre los cuarenta y cincuenta años.

     II. En gran parte —aunque no enteramente— el proceso de la senilidad depende de las glándulas endocrinas, por lo que el senilismo patológico se observa, con especial frecuencia, en una serie de enfermedades de estas glándulas:

    A) En los estados de infantilismo (Þ) la senilidad surge precozmente; parece que, al suprimirse la madurez sexual que en estos enfermos no se alcanza nunca, el organismo pasa, directamente, desde la fase infantil a la senil. Así, vemos muchos casos de enanismo e infantilismo en los que, cuando la muerte no sobreviene prematuramente, entre los catorce y dieciocho años, o antes, se transforman rápidamente en viejos. Esta progeria es especialmente marcada en los infantilismos y enanismos hipofisarios, pero también la he observado cuando predomina la lesión tiroidea (no se puede negar que en estos casos haya lesiones hipofisarias concomitantes; como tampoco que haya lesiones tiroideas concomitantes en las primitivamente hipofisarias; y en unas y otras es constante la insuficiencia genital; de estas tres glándulas hemos de hacer depender, en parte, la involución senil). No creo que pueda hacerse un grupo especial, como pretenden algunos autores, con estos infantilismos progéricos (Gilford, Variot y Pironneau).

     B) El senilismo es síntoma del panhipopituitarismo (Þ).

     C) En los casos de insuficiencia pluriglandular o esclerosis glandular múltiple es típico el estado de vejez prematura. A veces la lesión glandular predominante da la impresión de ser hipofisaria; podrá, pues, precisarse un síndrome de insuficiencia pluriglandular de origen hipofisario (varios casos míos con notorio adenoma cromófobo). Se trata, por lo común, de estados de debilidad constitucional del sistema endocrino, al que pueden añadirse infecciones generales (tuberculosis, sífilis), intoxicaciones, vida miserable, multiparidad, etc. La lesión es, en efecto, esclerósica sobre el fondo hipoplásico. Los síntomas son, además de senilismo precoz: delgadez, astenia, hipotensión arterial, eunucoidismo leve, constitución asténica muy marcada; es decir, síntomas mezclados de insuficiencia hipofisaria, tiroidea, genital, suprarrenal. Pueden agregarse síntomas de esclerosis de glándulas no endocrinas, con cirrosis hepática o esclerosis renal (síndromes endoexocrinos: Pende) y catarata y esclerodermia.

     III. Una variedad intermediaria entre el senilismo debido a factores externos y el debido a factores endocrinos es el senilismo precoz de las multíparas (Marañón), sobre todo de las multíparas pobres y jóvenes; en estas mujeres, nodrizas de sus muchos hijos, mal alimentadas, obligadas a trabajar en exceso y cuidarse mal, se produce un agotamiento glandular precoz, con síndrome senil muy marcado. Trátase, en realidad, de un síndrome pluriglandular de etiología compleja.

     IV. El síndrome de Werner o progeria del adulto, aparece después de la adolescencia con senilismo precoz, estatura baja, cambios esclerodermiformes de la piel, pelo canoso y calvicie luego, úlceras cutáneas y atrofia del tegumento. Existe gran predisposición a la arteriosclerosis, calcificación vascular y también a las cataratas, a la diabetes, así como mayor riesgo de malignización: sarcomas, meningiomas, cáncer.

     V. El síndrome de Rothmund es el tipo clásico de progeria llamada también síndrome de Hutchinson-Gilford, que ya comienza en la infancia. Existe un enanismo con facies senil, arrugada, distrofia cutánea con atrofia progérica, telangiectasias, estrías venosas especialmente faciales, catarata, calvicie, alteraciones ungueales, hipogonadismo y tendencia a la arteriosclerosis generalizada especialmente de la aorta y coronaria, con infartos o fibrosis de miocardio. No hay trastornos endocrinos excepto una gran resistencia a la insulina exógena. Se comprueban depósitos de lipofuchina.



  • senilismo

  • que es senilismo
  • la vejes fisiologica
  • manchas negras en el glande y arrugamiento
  • de que depende la senilidad

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario