Pústula maligna, carbunco, ántrax maligno





Pústula maligna, carbunco, ántrax maligno (nombre impropio por la confusión con el ántrax estafilocócico o ántrax benigno): (Þ). Esta enfermedad, debida a B. anthracis, contagiada por el contacto con animales enfermos o muertos de carbunco o sus pieles o por la aspiración de sus esporos, es cada día más rara. En su forma cutánea, que puede haber pasado inadvertida, con gran frecuencia en la cara, aparece un eritema, como de picadura de insecto, que pasa pronto a pápula, con vesícula, frecuentemente hemorrágica, transformándose en una pústula, con costra oscura, rodeada de una areola roja y edematosa, con linfangitis en torno a adenopatías. Estas úlceras pustulosas pueden ser muy extensas. Fiebre y mal estado general. Hay casos benignos y otros con rápida muerte. Cuando se cura suele dejar una cicatriz profunda, muchas veces aumentada por las cauterizaciones con que, sobre todo antes, se trataba. El aspecto de la pústula maligna es muy típico; y unido al estado general y a los datos epidemiológicos, no permite dudas diagnósticas; que, en todo caso, se resuelven por el hallazgo del B. anthracis en el producto de las pústulas y, si hay septicemia, en la sangre. A veces es necesario inocular al cobayo, en el que se produce una septicemia grave. Sobre los síntomas y complicaciones pulmonares y digestivas.



  • pustula maligna como se contrae
  • curaciones de pustula maligna del antrax
  • Antrax benigno

  • antrax estafilococico
  • pustula maligna

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario