Poliartritis alveolodentaria.





Poliartritis alveolodentaria.  Este nombre es preferible al de piorrea (pues no todos los casos se acompañan de expulsión de pus) y al de gingivitis expulsiva (pues la participación de la encía puede ser tardía y secundaria). Es un síndrome muy común, a partir de los cuarenta años, a veces más precoz. Su causa es desconocida. Clínicamente, hay dos formas: una muy inflamatoria, que, por lo menos aparentemente, empieza por las encías, que se retraen, con formación de pus; éste se acumula entre la encía y el diente, surgiendo cuando la encía se aprieta con el dedo o durante la masticación. Y otra forma seca, en la que la inflamación aparente y la supuración son insignificantes o nulas, predominando la atrofia de los tejidos del sostén del diente, la movilización de éste y su fácil caída. En cierto modo, corresponden estas dos formas a los tipos, inflamatorio y degenerativo, de las artropatías (artritis y artrosis). La poliartritis alveolodentaria corresponde siempre a determinados estados generales, y de aquí su interés diagnóstico. Por sí sola, en cambio, no produce grandes trastornos generales, salvo las posibles repercusiones que tiene la constante deglución de pus sobre la mucosa gástrica. Ahora bien: la piorrea se asocia casi siempre con las infecciones dentarias apicales, cuyo valor patogénico he indicado ya; por ello, en toda boca muy piorreica deben sospecharse estas infecciones apicales y se debe proceder a la radiografía sistemática de los dientes (Þ). Los estados generales que con mayor frecuencia coinciden con la poliartritis alveolodentaria, sin que se pueda definir si se trata de coincidencias o de una relación de causa a efecto, son:

     A) En los individuos uricémicos y gotosos, la poliartritis alveolodentaria es un síntoma casi obligatorio.

     B) Es también síntoma frecuentísimo en la diabetes, por lo que no pocos diabéticos son diagnosticados, a partir de este síntoma, por los odontólogos.

     C) Es muy frecuente la piorrea precoz en todas las afecciones crónicas del hígado.

     D) Las deficiencias alimentarias originan esta alteración de los dientes (tal vez sea éste el mecanismo de la piorrea de los hepáticos). El escorbuto es el que con mayor frecuencia determina, además de las conocidas gingivitis, este síntoma dentario. Otros síntomas: (Þ).

     E) En ciertas lesiones nerviosas crónicas, como la tabes, no es rara la poliartritis alveolodentaria, principalmente en su forma seca; algunas veces, la caída espontánea de los dientes en personas jóvenes ha sido la primera manifestación de una tabes (Þ).

     F) En muchas intoxicaciones, como la mercurial, bismútica, saturnina, cádmica, etc.; véase el capítulo correspondiente, (Þ).



  • caida espontanea dientes
  • estados generales con que frecuencia
  • artritis alveolodentaria

  • la piorrea escorbuto
  • Alveolodentarias

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario