Pigmentaciones en las enfermedades de la sangre.





Pigmentaciones en las enfermedades de la sangre:

      A) La más típica es la melanodermia en ráfagas, parecida al cloasma genital, que puede aparecer en la anemia perniciosa, que, unida a la profunda astenia de estos enfermos y a su habitual hipotensión, puede simular la enfermedad de Addison, tanto más cuanto que en esta última puede haber también anemia. Aumenta la confusión en los casos, más raros, de anemia perniciosa con pigmentación no sólo cutánea, sino bucal. La distinción se hace teniendo en cuenta que en la anemia perniciosa el peso se conserva bien y hay tendencia al color subictérico, mientras que en la insuficiencia suprarrenal hay tendencia precoz al adelgazamiento y no existe el color subictérico; en todo caso, el análisis de sangre decide.

     B) En otras anemias puede haber pigmentaciones semejantes a las descritas en la perniciosa: las he visto bastantes veces en la anemia anquilostomiásica. En las anemias juveniles, de tipo clorótico, hay bastantes veces cloasma, que es lícito referir a las lesiones ováricas habituales en dicho síndrome. Finalmente, en algunos casos de leucemia puede haber melanodermias de este mismo tipo.

     En todas las enfermedades de la sangre citadas debe tenerse en cuenta, al juzgar estas melanodermias, la posibilidad de que los enfermos hayan sido sometidos al clásico tratamiento arsenical, que por sí solo puede producir pigmentaciones idénticas a las descritas (Þ).

    C) En las reticuloendoteliosis, principalmente en la enfermedad de Gaucher (Þ), es frecuente una pigmentación morena, uniforme, con ligera subictericia y tono bronceado. La hemosiderina puede dar un tono bronceado.

     D) En la lipodistrofia intestinal (enfermedad de Whiple) puede haber melanodermia esqueleto.



  • tres enfermedades de la dangre explicadas
  • broncearse teniendo anemia
  • melanodermia en rafagas
  • pigmentacion en sangre

  • color subicterico

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario