Parestesias en las intoxicaciones exógenas y endógenas





Parestesias en las intoxicaciones exógenas y endógenas. En todas ellas hay parestesias, a veces como síntoma inicial. La etiología tóxica debe ser escrupulosamente revisada ante todo caso de parestesia:

     A) Todas las intoxicaciones exógenas pueden ser causa de este síntoma. Recordaré las principales:

     1. Entre los tóxicos habituales, el alcohol es causa frecuente de parestesias; pueden ser el síntoma inicial de la polineuritis especialmente en forma de «pies ardientes» en el viejo. Más banales, y también más frecuentes, son las acroparestesias de los fumadores, sobre todo de cigarrillos rubios. También en la drogadicción al ácido lisérgico (LSD).

     2. Entre las intoxicaciones profesionales, se denuncian especialmente por parestesias, la saturnina (Þ). Son muy acusadas —quemadura, escalofrío, hormigueo— en la intoxicación por el bromuro de metilo (Þ).

     3. Diversos antibióticos, potencialmente neurotóxicos, como los tratamientos con polimixina B y otros, pueden inicialmente producir parestesias.

     B) De las intoxicaciones endógenas producen parestesias:

     1. En la cara anterior del muslo (como en la meralgia parestésica), o con otras localizaciones, en la nefritis crónica con uremia latente; es, en efecto, la uremia una de las causas primordiales que hay que buscar en toda parestesia insistente (Þ).

     2. En los estados iniciales de la acidosis diabética y otras acidosis (Þ).

     3. En las alcalosis respiratorias —síndrome de hiperventilación— con tetania, sensación de cabeza vacía, vértigo y a veces lipotimia. También en otras alcalosis.

     C) La hipoglucemia, espontánea o terapéutica, puede manifestarse por hormigueo en los dedos o en la piel de la cabeza (Þ).



  • parestesias intoxicaciones

  • parestesias intoxicaciones profesionales

  • intoxicacion endogena

  • intoxicacion como causa de parestesias
  • parestesias

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario