Obesidades en relación con lesiones nerviosas.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Obesidades en relación con lesiones nerviosas.  Es evidente que muchas lesiones encefálicas se acompañan de obesidad. Los clínicos antiguos las habían señalado en los tumores cerebrales. Se presentan, según los casos, con el tipo pletórico o con el tipo pálido. Se deben a alteraciones de los centros hipotalámicos, que regulan el metabolismo de la grasa en combinación con las hormonas hipofisarias, y que, además, producen un aumento del hambre (hiperfagia hipotalámica). Estas alteraciones pueden ser constitucionales o adquiridas. Los principales tipos clínicos de las obesidades encefálicas son:

     A) Las que acompañan a los tumores encefálicos, sobre todo a los de la región de la base y del cerebelo. Así, a veces en craneofaringiomas y otros tumores cercanos al hipotálamo. A menudo coexiste un hipogonadismo hipogonadotrópico y aun diabetes insípida. No se sabe hasta qué punto puede contribuir a la obesidad la afectación de las hormonas «liberadoras» hipotálamo-hipofisarias.

     B) En las encefalitis crónicas, ya esporádicas, ya epidémicas, cuando lesionan los centros metabólicos hipotalámicos.

     C) En algunas meningitis basilares crónicas e hidrocefalias, por la misma razón.

     D) En lesiones óseas del cráneo, constitucionales o adquiridas, que afectan secundariamente a los centros hipotalámicos (Þ); citaré especialmente la hiperostosis endocraneal o endocraneosis hiperexostósica (Þ). Es discutida la etiopatogenia del síndrome de Morgagni-Stewart-Morel, supuestamente por disfunción hipotalámica, que asocia la hiperostosis frontal interna con obesidad y virilismo en mujeres menopáusicas. No se ha demostrado su responsabilidad en las cefaleas que a veces presentan estas enfermas así como la depresión psíquica.

     E) Un grupo especial está formado por la adiposidad del tipo adiposogenital con malformaciones congénitas (Laurence-Bardet-Biedl), que acabo de describir (v. más arriba). También el ya citado síndrome de Prader-Labhart-Willi.

     F) A veces pueden tener un origen traumático (el hipotálamo es muy sensible a los traumatismos, por su gran vascularización); he visto algún caso de obesidad después de intensos tratamientos por electrochoque, que creo tienen este mecanismo.



  • hiperostosis

  • content

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario