Nevi pigmentarios.





Nevi pigmentarios:

      A) Lunares (lentigo). Son bien conocidos, como manchas redondas, muy oscuras o negras, a veces ligeramente elevadas; hay toda una transición entre el simple lunar y las verrugas pigmentadas. Se deben a una proliferación y acúmulo del pigmento cutáneo en la capa basal de la epidermis y, eventualmente, en las capas profundas del cuerpo de Malpighio y dermis capilar. Son más frecuentes en las personas asténicas, y cuando son muy numerosas indican un sistema suprarrenal y simpático débil.

     B) Pecas (efélides). No necesitan descripción. Frecuentemente son familiares, muy comunes en las razas rubias. Muy influidas por el sol. No tienen especial interés clínico.

     En el síndrome de Peutz-Jeghers se asocia la poliposis intestinal con manchas pigmentarias —que pueden confundirse con pecas— múltiples en labios, cara y dedos.

     C) Nevi en forma de manchas amplias, irregulares, de color castaño (impropiamente llamados manchas hepáticas). Son de mayor tamaño, muy variable, de contorno irregular, de color castaño claro, o café con leche. Acompañan frecuentemente a la enfermedad de Recklinghausen (Þ); también a enfermos hipofisarios (Þ) y en la forma de Albright de la displasia fibrosa poliostótica (enfermedad de Jaffe Liechtenstein) que se acompaña de pubertad precoz.

     D) Nevi blancos o acrómicos. Son grandes manchas blancas, depigmentadas, de forma irregular (leucodermia); pueden afectar también al vello y al cabello, que se decoloran. Son parecidas al vitíligo, del que se diferencian porque en el nevus blanco falta el reborde hiperpigmentado que rodea a la mancha blanca de vitíligo típico (Þ); pero no es neta la diferenciación clínica, ni la patogénica. A veces, la mancha leucodérmica rodea, como un halo, a lunares o a otros nevi pigmentados (Sutton). Estas leucodermias se pueden presentar en varias enfermedades, con alteraciones pigmentarias (insuficiencia suprarrenal, trastornos hipofisarios, cirrosis pigmentada, etc.). Otras veces se ven en sujetos sanos.

     E) Melanosis circunscrita senil. Son manchas pardoclaras, de tamaño diverso, generalmente lenticular, que aparecen sobre el dorso de las manos o en la cara de los ancianos. Su aparición precoz, generalmente familiar, es, desde luego, un signo de senilidad prematura. Pueden ser origen de tumores melánicos, muy malignos, por sus muchas y graves metástasis.

     F) Nevi azules. Simples manchas, a veces ligeramente salientes, de tamaño vario, de color azuloscuro, apizarradas; recuerdan al tatuaje. Están formadas también por melanina. Por sí solas no tienen significado patológico especial. Se considera como una variedad de este nevus la mancha azul mongólica que un alto tanto por ciento de individuos de razas asiáticas o aborígenes de América pueden presentar, sobre todo, en la región sacrocoxígea. Generalmente desaparecen después del tercer o cuarto año de la vida. En los niños de raza blanca afectos de mongolismo puede presentarse, pero muy raramente: la he visto sólo tres veces entre varios centenares de niños mongólicos (Þ). A veces, he visto esta mancha con carácter familiar, sin mongolismo, pero con otras malformaciones en otros individuos de la familia (cardiopatía congénita, enanismo).



  • nevus pigmentarios en la cara
  • melanosis senil
  • nevus pigmentarios

  • nevus blanco

  • nevus blancos

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
4 Comentarios en Nevi pigmentarios.
  1. […] de exposición al sol. Los cuadros de insolación durante la infancia provocan la aparición de nevus pigmentarios, que aumentan el riesgo de melanoma. Por ello, recomiendo la aplicación Solare para iOS. Sale por […]

  2. […] al sol. Els quadres d’insolació durant la infància provoquen l’aparició de nevus pigmentaris, que augmenten el risc de melanoma. Per això, recomano l’aplicació Solare per iOS. Surt per […]

  3. […] al sol. Els quadres d’insolació durant la infància provoquen l’aparició de nevus pigmentaris, que augmenten el risc de melanoma. Per això, recomano l’aplicació Solare per iOS. Surt per […]

  4. […] de exposición al sol. Los cuadros de insolación durante la infancia provocan la aparición de nevus pigmentarios, que aumentan el riesgo de melanoma. Por ello, recomiendo la aplicación Solare para iOS. Sale por […]

Deja tu comentario
Tu Comentario