Neuralgia cervicobraquial.





Neuralgia cervicobraquial.  Se considera como la neuralgia homóloga, en los miembros superiores, a la ciática. Suele comenzar como un tortícolis doloroso que dura unos días o unas semanas, extendiéndose después el dolor al brazo; otras veces, el dolor del brazo es muy temprano, sin previas molestias cervicales. Se exagera por la tos; se extiende hasta los dedos, con hiperestesia cutánea, y, en ocasiones, con parestesias del pulgar y del índice; a veces, con sensación de tener una membrana entre dichos dedos (Foix). Las maniobras del alargamiento del nervio son dolorosas: se exploran colocando el brazo extendido en abducción, en ángulo recto con el tronco, ligeramente desviado hacia atrás y con la mano en supinación. Hay a la presión puntos dolorosos: a lo largo de las vértebras cervicales, hueco supraclavicular, mitad externa del hueco infraclavicular, cara interna del brazo. El diagnóstico diferencial más importante es con la artritis escapulohumeral (Þ), que determina dolor en el brazo, a veces irradiado al cuello; pero los crujidos de la artritis, la limitación de los movimientos articulares, la ausencia de puntos dolorosos y los signos radiográficos, caracterizan a la artritis y la diferencian de la neuralgia. Sus causas principales son:

     A) En algunos casos se trata de una neuralgia primitiva, producida por infecciones, generales o locales (es muy frecuente, según mi experiencia, la responsabilidad de los focos dentarios), intoxicaciones exógenas; intoxicaciones endógenas,  principalmente la diabetes, responsable de muchas neuralgias cervicobraquiales, sobre todo el lado izquierdo (su patogenia es, probablemente, mixta: en parte, hiperglucémica; en parte, debida a los focos sépticos, sobre todo dentarios, frecuentísimos en esta enfermedad). Actualmente ha perdido crédito la «infección focal» crónica.

     B) Las lesiones reumáticas, osteofíticas, de las vértebras cervicales, muy frecuentemente gotosas, pueden producir esta neuralgia y no la occipital pura. La radiografía debe, como siempre, hacerse y repetirse. Una escoliosis acentuada puede producir este síndrome.

     C) La artropatía degenerativa del hombro (caries seca) y la periartritis escapulohumeral, con posible complicación de angor pectoris (Þ). Simulando una «periartritis», a menudo se trata de una tenositis calcificada del supraespinoso, una bursitis subacromial o una tenosinovitis bicipital.

     D) Costilla cervical supernumeraria, hipertrofia de la séptima apófisis cervical transversa. Son estas anomalías causa no rara de la neuralgia cervicobraquial (Þ), con acompañamiento de trastornos tróficos y vasomotores de los dedos. El diagnóstico es únicamente radiográfico.

     E) El síndrome del escaleno: (Þ). También de mecanismo compresivo, como la costilla cervical o el síndrome del escaleno, serían el síndrome costoclavicular —por pellizcamiento neural en el «hombro caído» habitual— y el síndrome escapulocostal, por lateralización excesiva del omóplato.

     F) Traumatismos. Unas veces se trata de traumatismos ostensibles, que fácilmente se relacionan con la neuralgia; pero, otras, son traumatismos leves, quizá olvidados, simples esfuerzos, que dejaron desviaciones pequeñas de las vértebras o mínimas fracturas, que sólo descubre la radiografía; un caso mío, diagnosticado durante seis años de reumático, tenía una pequeña fractura angular de un cuerpo vertebral, por un golpe insignificante. Lo mismo que en la ciática, se interpretan muchos de estos casos de dolor de los brazos postraumático por hernia de un disco cervical. Como relacionada con traumatismos profesionales debe considerarse la neuralgia cervicobraquial, sobre todo la derecha, en mecanógrafos y pianistas, etc.; singularmente en mujeres menopáusicas.

     G) El herpes zona del brazo puede producir esta neuralgia, de fácil diagnóstico.

     H) Ciertas lesiones del mediastino y del vértice pulmonar, sobre todo el cáncer del vértice o del sulcus pulmonar superior (de origen embrionario: quinto arco braquial; Pancoast); o bien tumores pleurales, altos, o de origen costal, pueden producir neuralgia del plexo braquial, sobre todo del nervio braquial cutáneo interno, a veces con atrofia muscular y, quizá, con irradiación suboccipital, que recuerda a la neuralgia cervicobraquial. Puede acompañarse del síndrome de Horner-Claudio Bernard. Son raras las adenopatías. Estos datos conducen bien el diagnóstico; pero el dolor puede preceder a los otros síntomas y mantener el equívoco de diagnóstico de simple neuralgia si no se hace rápidamente la radiografía; ésta, empero, tarda, en ocasiones, en mostrarse expresiva con su sombra en el vértice pulmonar, bien limitada y osteolisis de las costillas adjuntas. Puede el tumor hacerse palpable en la fosa supraclavicular.

     I) Puede producirse esta neuralgia en el curso del neumotórax terapéutico, sobre todo si el enfermo presenta alguna de las anomalías de la columna vertebral; el dolor suele aparecer o acentuarse cuando cesan las inyecciones de aire.

     J) Es dudosa la individualidad del proceso descrito durante la última guerra con el nombre de neuralgia amiotrófica de la cintura escapular (Parsonage): es un proceso doloroso de uno de los dos brazos, que aparece bruscamente, sin fiebre y afecta principalmente al gran serrato, pero también, posiblemente, a otros músculos (trapecio, pectoral mayor, supra e infraespinoso, deltoides, bíceps, etc.). Al cabo de algunos días prodúcese una amiotrofia de los músculos correspondientes, con alivio o cesación del dolor. En uno o dos meses, la enfermedad suele desaparecer. En algunos casos, la distribución de los síntomas no se explica enteramente por las lesiones periféricas y hay que pensar en una afectación de las raíces o de la médula misma. Se diferencia de la poliomielitis por la ausencia de fiebre; de las neuritis por malformación o lesión de la columna cervical, por su aparición y desaparición aguda, a veces epidémica, y por ausencia, en la radiografía, de lesiones cervicales; de la atrofia muscular progresiva, por el dolor y la fugacidad. Pero, a veces, la diferenciación de las neuritis con atrofia es muy difícil.

    1. Unas veces se presenta en forma que parece infecciosa y se ha pensado que sea debida a virus.

    2. Algunos casos aparecen después de la inyección de sueros, generalmente con otros síntomas de la enfermedad del suero. He visto dos casos después de curas con penicilina.

     K) El síndrome hombro-mano postinfarto de miocardio, puede parecer una neuralgia cervicobraquial. También el síndrome del túnel carpiano.



  • neuralgia cervicobraquial
  • sindrome cervicobraquial causas
  • neuralgia cervicobraquial y cancer
  • neuritis cervicobraquial
  • sindrome cervicobraquial

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario