Necrosis óseas asépticas.





Necrosis óseas asépticas (necrosis epifisarias asépticas).  No se trata, en las afecciones así llamadas, de verdaderas artropatías; pero como suelen confundirse con ellas, las cito aquí. Trátase de focos de necrosis aséptica, de osteomalacia muy localizada, que aparecen en las regiones epifisarias de los huesos, en relación con esfuerzos, accidentales o profesionales; quizá por hipoavitaminosis A; o sin causa conocida. Su coincidencia frecuente con costillas cervicales u otras malformaciones esqueléticas induce a pensar que pueda influir en su génesis una predisposición constitucional de los huesos. Es frecuente que coincidan estos procesos con distrofias del crecimiento, sobre todo con el síndrome adiposo genital. Generalmente se manifiestan por dolor, con limitación funcional: de donde el diagnóstico de artropatías. Otras veces no producen síntoma alguno y su hallazgo se hace casualmente en una radiografía; en ésta, los focos necróticos, que después se rellenan de cartílago, aparecen como espacios claros. Secundariamente pueden dar lugar, a veces muy tardíamente, a artropatías deformantes; por ejemplo, hay coxitis involutivas que sobrevienen en portadores de necrosis de la epífisis del fémur acaecidas en la niñez. Las principales localizaciones de estas lesiones son:

     A) Necrosis de la epífisis superior del fémur (Perthes). Los síntomas son muy parecidos a los de la coxa-vara o a los de la coxitis infecciosa (tuberculosas u otras). El niño cojea; generalmente no tiene fiebre; su estado general es bueno; la definición de la lesión la hace la radiografía.

     Existe una necrosis aséptica de la cabeza del fémur en adultos, por isquemia. Puede verse en tratamientos prolongados con corticoides y en alcohólicos crónicos. La que ocurre en casos de lupus eritematoso generalizado, puede deberse al tratamiento corticoide. Además del dolor en las caderas provoca impotencia o limitación funcional y la imagen radiológica de aplastamiento parcial y mayor densidad es característica.

     B) Necrosis de la epífisis del segundo o del tercer metatarsiano (Kohler). Se revelan por el dolor en la planta del pie, que suele atribuirse a pie plano; que, por otra parte, coincide frecuentemente con la necrosis. Hay que distinguirla también del dolor por fractura de la marcha en la diáfisis de uno de estos metatarsianos o de la osteomalacia con líneas de Milkman-Looser.

     C) Necrosis de la epífisis tibial (Schlatter), del calcáneo (Wietzer). Su sintomatología es siempre la misma: dolor discreto con buen estado general; y el diagnóstico, casi exclusivamente, radiográfico.

     D) Necrosis del semilunar (Kienböck). Dolor en la muñeca, limitación de movimientos; radiografía típica: sin ella, el diagnóstico es imposible. A veces, es hallazgo de la radiografía y no da síntomas.



  • necrosis de planta de pie
  • necrosis epifisarias aseptica
  • regiones epifisarias
  • necrosis oseas asepticas

  • necrosis oseas asepticas definicion

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario