Multiplicación de las Células





En los metazoos y metáfitos, la multiplicación de sus células asegura su crecimiento y el reemplazo de las que mueren o son destruidas acciden­talmente. Este poder de renovación es tanto más acentuado cuanto menos especializado o diferenciado es el tipo celular y puede presentarse no sólo dentro de los tejidos sino también a nivel de órganos.

Se da el regeneracion celularnombre de regeneración a la capacidad que tienen algunos seres de reconstruir los órganos o partes corporales que han perdido accidentalmente. Esta capacidad regenerativa,limitada en las aves y mamíferos a la cicatrización de los tejidos traumatizados, aumenta inversamente al gra­do de diferenciación y complejidad orgánica y a medida que vamos des­cendiendo en la escala animal.

Un ejemplo de fácil comprobación es el de la lagartija, que regenera su cola seccionada, o el de la salamandra, capaz de regenerar la pata perdida accidentalmente.regeneracion celular2

Este fenómeno alcanza sus máxi­mas potencialidades en las plantas y en los invertebrados de extrema infe­rioridad. Fijándonos exclusivamente en los últimos, veremos que si se le corta la cabeza a una planaria. un fragmen­to de su cuerpo a una lombriz de tie­rra, o uno de sus brazos a una estrella de mar, es suficiente un lapso relativa­mente corto para que aparezca una nueva cabeza en la planaria, para que reorganice el fragmento perdido la lom­briz, o para que forme un nuevo brazo la estrella de mar.

La totipotencialidad de las célu­las parenquimáticas o indiferenciadas de estos organismos posibilita su re­generación aun en casos extremos. Si se secciona en múltiples fragmen­tos el cuerpo de una esponja, el de una planaria o el de una hidra de agua dulce, cada uno de estos fmultiplicacion celularragmentos es capaz de llegar a regenerar un or­ganismo completo, e igualmente ocurre con el brazo seccionado a una estrella de mar, a expensas del cual puede reorganizarse el animal com­pleto. Estrechamente relacionada con esta asombrosa capacidad de regene­ración, la multiplicación vegetativa es un fenómeno reproductivo muy fre­cuente en el mundo vegetal, encon­trándose en cambio limitada a los más pequeños metazoos dentro del reino animal. En los vegetales inferiores (líquenes, musgos, etcétera) es frecuen­te la multiplicación por escisión, que se realiza a expensas de porciones plu­ricelulares de su aparato vegetativo o propágulos que, después de despren­derse espontáneamente, desarrollan un cuerpo vegetal independiente. En los cormófitos o plantas superiores, la multiplicación vegetativa suele tener lugar mediante un proceso de gema­ción, a partir de yemas constituidas por tejido meristemático totipotente y protegidas por hojas escamosas; estas yemas, situadas en tallos ras­treros o estolones, o aparecidas en la parte subterránea de la planta (en rizo­mas, tubérculos o bulbos) y capaces de dar origen a nuevas plantas, facili­tan, por ejemplo, el cultivo de la pata­ta mediante la siembra de fragmentos de este tubérculo.

La gemiparidad, la multiplicación por gemación, se presenta en algu­nos metazoos inferiores de vida sé­sil, briozoos y celentéreos, por ejem­plo, y tampoco falta en algunos gru­pos animales más evolucionados, como los tunicados, en los que esta multiplicación vegetativa, de carác­ter muchas veces subsidiario, da fre­cuentemente origen a la aparición de agrupaciones coloniales, como suce­de también en los invertebrados ci­tados en primer lugar.

La escisiparidad, que consiste en una división binaria o múltiple del organismo metacítico, es un proce­so multiplicativo ampliamente difun­dido entre las esponjas y algunos pólipos, y es también una caracte­rística forma de reproducción ágama de algunos ofiuroideos; se presenta asimismo entre los anélidos poiique-tos bajo aspectos muy diversos y característicos de cada especie. Una versión muy particular de división múltiple, la estrobilación, asegura la multiplicación de las formas larvarias polipoideas o escifistomas de los escifozoos o acalefos.

Se trata de una modalidad de reproducción asexual privativa de los vegetales y algunos protozoos, en la que la formación de nuevos individuos no corre a cargo de masas celulares sino de una célula única: se trata de la esporulación. Estas células reproductoras, que se forman en las plantas, en unos órganos especiales denominados esporangios, se caracterizan por su notable resistencia frente a las condiciones desfavorables del medio. La esporulación permite además una gran dispersión geográfica de los organismos, realizada pasiva o activamente, lo que -unido al gran número de esporas que frecuentemente se forman- garantiza ; el éxito de la reproducción.



  • regeneracion en animales
  • multiplicacion de las celulas
  • regeneracion

  • regeneracion celular
  • multiplicacion de celulas

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
1 Comentario en Multiplicación de las Células
  1. Marta says:

    Imagino que pasaria si los seres humanos fuesemos asexuales y pudiesemos regenerar nuestros tejidos :)

Deja tu comentario
Tu Comentario