Meningitis.





Meningitis.  Es el primer diagnóstico que nos planteamos ante una rigidez de la nuca febril:

     A) Puede aparecer al comienzo de toda clase de meningitis, sobre todo en los niños, por lo que autoriza siempre la punción lumbar. Recuérdese, sin embargo, que el síndrome meníngeo, con su rigidez de nuca, puede obedecer a un meningismo aséptico, hipótesis diagnóstica por otra parte temeraria, ya que puede conducir a la inadvertencia de una verdadera meningitis.

     B) Sin embargo, es especialmente típica en la meningitis cerebroespinal epidémica, aun cuando por las discrepancias de los autores se echa de ver que no siempre alcanza la misma importancia; en el centro de Europa se llama a esta enfermedad rigidez de la nuca epidémica, indicando así la preponderancia del síntoma; en los casos de nuestro país suele ser muy marcado. Pero, por ejemplo, las descripciones americanas la relegan a una categoría secundaria. Es cierto que puede faltar y aun hay casos sin rigidez (meningitis con nuca flácida).

En los casos menos intensos sólo están impedidos por la rigidez los movimientos de extensión y flexión del cuello; en los más graves, se hacen también imposibles los de rotación del cuello. Otros síntomas de esta meningitis: (Þ). He visto casos en los que la casi totalidad del síndrome se reducía a la rigidez. En contraste, la sepsis meningocócica fulminante y casi siempre fatal, con el síndrome de Waterhouse-Friderichsen, puede cursar sin rigidez ni meningitis apreciable clínicamente.



  • hipotesis de meningitis

  • hipotesis meningitis
  • hipotesis de la meningitis
  • meningitis hipotesis
  • hipótesis sobre la meningitis

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario