Meningitis consecutivas a inflamaciones cefálicas.





Meningitis consecutivas a inflamaciones cefálicas.  Todos los procesos inflamatorios que asientan en la cabeza pueden producir meningitis por propagación, ya directa, de tejido a tejido; ya por vía linfática o venosa. El diagnóstico de la causa es, por lo común, obvio, aun cuando, a veces, puede tratarse de infecciones tan pequeñas que hayan pasado casi inadvertidas:

     A) Citaré como las más frecuentes las de origen ótico, de etiología y sintomatología evidentes.

     B) Todas las supuraciones craneales (sinusitis frontal, nasal, maxilar: supuraciones orbitarias; infecciones nasales y nasofaríngeas, etc.) pueden producir esta complicación.

     C) También las supuraciones de los tegumentos del cráneo o de la cara, ya graves, como heridas supuradas, erisipelas, linfangitis; ya menos importantes, como pequeños furúnculos (sobre todo los del labio superior), pequeños traumatismos, etc.

     D) Basta citar las meningitis debidas a grandes traumatismos craneales, como fracturas, singularmente cuando se ponen en comunicación son sinusitis, heridas por proyectil, etcétera. Algunas de estas meningitis traumáticas son estafilocócicas.



  • infecciones cefalicas

  • inflamaciones cefalicas
  • ciencia ambiente meninguitis
  • heridas de meningitis
  • meningitis cefalicas

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario