Mediastinitis





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Mediastinitis:

      A) Mediastinitis simple, difusa. Se presenta principalmente en sifilíticos, casi siempre aortíticos (mediastinitis sifilítica periaórtica): (Þ). El cuadro mediastínico coincide con un buen estado general. La radiografía puede ser negativa en cuanto a la mediastinitis, acusando sólo la aortitis, quizá con la silueta del vaso borrosa. A veces, la afección es muy rebelde al tratamiento antisifilítico, por lo que éste se debe instituir con intensidad y perseverancia si se quiere darle valor diagnóstico.

     B) Mediastinitis supurada: se observa en dos casos:

     1. En el curso de infecciones generales, singularmente en las estreptococias (septicemias, erisipela, etc.), y en la gripe con bronconeumonía, sobre todo cuando se asocia con empiema; hay, entonces, un cuadro de infección general, con fiebre alta de tipo supurado, al que se suman los síntomas mediastínicos.

     2. Por propagación de lesiones infectadas en los órganos del mediastino, sobre todo, lesiones del esófago (cáncer, diverticulitis, etc.). También en la ruptura del esófago, yatrógena (instrumental) o por vómitos violentos; en estos casos se presenta enfisema mediastínico y subcutáneo cervical.

     C) Mediastinitis tuberculosas. Se trata de adenitis con periadenitis. Se presenta, ya en jóvenes, ya en viejos, con antecedentes tuberculosos; unas veces con otros ganglios accesibles (por ejemplo, cervicales o axiales o inguinales) o con otras lesiones tuberculosas, principalmente pulmonares; estas lesiones orientan el diagnóstico. Las adenitis mediastínicas pueden supurar y abrirse en los bronquios, con vómica discreta; o, muy excepcionalmente, en la aorta o en la cava, con crisis dramáticas de disnea y cianosis. La adenitis tuberculosa suele determinar una sintomatología preferentemente mediastínica posterior.

     D) Fibrosis mediastínica idiopática (Vannotti). Aunque a veces se sospecha una etiología infecciosa (tuberculosa, histoplasmosis, etc.) o se incrimina un factor tóxico irritativo —como la metisergida, responsable de la parecida fibrosis retroperitoneal— la mayoría de casos tienen un origen desconocido. La clínica es la de un síndrome mediastínico parcial o global, con estasis caval superior, afectación del recurrente, estenosis esofágica, disnea, hipertensión de la arteria pulmonar y sínfisis retráctil de la pleura mediastínica. A veces precede un derrame pleural crónico.



  • adenitis mediastinica

  • enfisema mediastinico vomica
  • mediastinitis supurada
  • mediastinitis quimica
  • mediastinitis tuberculosa

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario