Luminiscencia





luminiscencia Tanto la incandescencia como la luminiscencia tienen el mismo origen básico: se deben a los cambios de energía producidos dentro de los átomos del objeto radiante. Los electrones del interior de los átomos adquieren energía, se «excitan», escalando niveles energéticos superiores, y, al volver a caer a su estado fundamental, emiten energía eléctromagnética dentro de la gama de la luz visible. En un objeto incandescente, la energía excitante es un calor aplicado desde fuera. En un objeto luminiscente, la energía excitante procede de dentro del objeto mismo, o de una fuente externa distinta del calor. Hay dos clases de luminiscencia: la que se extingue al desaparecer la excitación externa se llama fluorescencia; la que persiste en la ausencia de la excitación externa se llama fosforescencia.

Entre otras fuentes de energía, además del calor aplicado desde fuera, están las reacciones químicas que dan lugar a la quimiluminiscencia. El fósforo blanco, por ejemplo, se inflama al ser expuesto al aire a la temperatura ambiente. Suministra la energía excitadora una reacción oxidante con el oxígeno de la atmósfera, que hace «arder» lentamente al fósforo. La luminiscencia química existente en organismos vivos (como las luciérnagas, los peces abisales y algunos hongos) se llama bioluminiscencia.



  • luminiscencia

  • que luminiscencia
  • luminiscencia fisico quimico
  • luminiscencia quimica

  • clases de luminiscencia

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario