Lipomas simétricos de la mujer





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Lipomas simétricos de la mujer (climatérica).  Un gran número de mujeres presentan lipomas simétricos en relación clínica con el climaterio. Si hay insuficiencia ovárica juvenil, aparecen, desde luego, más temprano. Si la mujer tiene tendencia hipotiroidea, se presentan con mayor facilidad e intensidad:

     A) Son muy frecuentes los lipomas supraclaviculares, que, a veces, preocupan mucho a las enfermas. No deben confundirse con la prominencia de los vértices pulmonares, que se hace muy marcada en mujeres pícnicas y enfisematosas; ni con otras tumoraciones del cuello, como ganglios linfáticos o los higromas supraclaviculares: son estos higromas, quistes de pared endotelial, conteniendo linfa, desarrollados a expensas de un saco linfático embrionario, en la unión de la yugular externa y la subclavia; se distinguen del lipoma por ser unilaterales, por su rápido crecimiento y por la clara fluctuación.

     B) Lipomas trocantéreos, sobre el trocánter del fémur, que, a veces, se inician después de los embarazos y que, en el climaterio, deforman tenazmente la curva de las caderas. En algunas mujeres, estos lipomas constituyen una verdadera lipodistrofia cefalotorácica (Þ).

     C) Lipomas yuxtaarticulares de la rodilla, en la cara interna de ésta, coincidiendo, muchas veces, con artropatías crónicas de la rodilla y pie plano (Þ). Estas «lipartrosis» de las rodillas suelen asociarse a una obesidad general y la gonartria depende, en parte, del sobrepeso y también de las alteraciones en la deambulación que los lipomas condicionan.

     D) En algunas mujeres se presentan también estados de lipomatosis difusa, de las piernas y tobillos, que no es raro, según mi experiencia, ver confundir con las distintas formas del edema crónico (Þ). Pero junto a este falso edema, por simple lipomatosis, que no deja fovea, existe un verdadero lipedema, como se le designa actualmente (Allen y Hines), exclusivo del sexo femenino, que se caracteriza por su simetría, frente al linfedema —que es unilateral— y por su distribución uniforme, proximal y distal, frente a la distal de los edemas circulatorios. El panículo adiposo de las piernas está engrosado irregularmente en masas y surcos, es blando, sensible y además infiltrado por el edema principalmente ortostático. Se supone que lo decisivo es la distorsión y compresión venosa por los paquetes adiposos.



  • lipoma tobillo
  • Lipoma en tobillo

  • lipoma en el tobillo

  • lipoma en los tobillos
  • lipomas en los tobillos

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario