Las lesiones adquiridas del sistema nervioso central.





Las lesiones adquiridas del sistema nervioso central determinan cambios de carácter que, por lo común, no tienen interés diagnóstico, salvo en estos casos:

     A) En la parálisis general, muchas veces precedida por este orden de fenómenos. Los más frecuentes, aunque no constantes, son los conocidos de excitación psíquica, locuacidad, euforia, superactividad física, necesidad de constantes viajes por pretextos nimios, gastos inútiles, optimismo incorregible, etc. (Þ).

     B) En los tumores cerebrales, el cambio de carácter puede ser un síntoma muy precoz. La exploración neurológica, la del fondo del ojo, etc., no debe dejar de hacerse en todo individuo que llama la atención de los que le rodean por su cambio de carácter. En los tumores del lóbulo frontal (Þ) se describe la moria o tendencia a la actitud jocosa inmotivada. Puede presentarse también en casos de lesión hipofisaria, sobre todo en el adenoma cromófobo juvenil; en algunos de estos casos contrasta la placidez y el humorismo del enfermo con el lamentable estado físico (cefalea, amaurosis).

    C) Los rasgos caracterológicos son fundamentales en la epilepsia (Þ).

    D) Es clásico el cambio de carácter (indiferencia, irritabilidad, caprichos afectivos, etcétera) que precede, a veces, a la meningitis tuberculosa en los niños. Frecuentemente, se interpreta como un síntoma banal, hasta que surgen los signos de alarma (Þ).

     E) En la encefalitis epidémica, el síndrome parkinsoniano acompáñase de cambios de carácter; ya se hace insoportable, ya extrañamente eufórico (a pesar del miserable estado físico: es curiosa la escasez de suicidios en esta afección). El hipererotismo no es raro. En el parkinson senil arteriosclerósico se presentan también estos cambios de carácter, pero menos marcados (Þ).

     F) En la arteriosclerosis cerebral, el síndrome lagunar suele anunciarse por cambios de carácter: irritabilidad, propensión a la violencia; la tendencia a la emotividad (Þ) puede ser muy posterior. Estas primeras manifestaciones de la arteriosclerosis cerebral ocurren, a veces, en edad temprana y antes de que aparezcan los síntomas generales de la arteriosclerosis (Þ). En la demencia senil (Þ), cuya diferenciación de la arteriosclerosis cerebral suele ser muy difícil a veces, el comienzo es mucho más tardío, coincide con otros signos de gran senilidad y estos cambios de carácter son, generalmente, menos intensos que en la arteriosclerosis.

     G) En la hidrocefalia normotensiva aparecen cambios de carácter asociados a episodios confusionales, amnesia y demencia progresiva. Son importantes los síntomas neurológicos, en forma de ataxia e incontinencia urinaria, para el diagnóstico que la TAC cerebral confirmará.



  • patologia - lesiones adquiridas
  • que es sintoma banal
  • patologias adquiridas del sistema nervioso central

  • arteriosclerosis E INCONTINENCIA
  • patologias adquiridas del snc

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario