La persistencia de la secreción láctea





La persistencia de la secreción láctea ocurre con alguna frecuencia después del embarazo, pero también, en ciertos casos, en mujeres no embarazadas. Esta persistencia puede prolongarse (naturalmente, al margen de toda lactancia) durante varios meses o varios años. Es difícil precisar las causas, en su mecanismo, endocrinas, que producen este síntoma. Lo probable es que se trate de una situación hormonal análoga a la que, normalmente, produce la secreción de la leche y, sobre todo, la hipersecreción de la hormona galactógena de la hipófisis; lo comprueba el que suele tratarse de mujeres de constitución hiperpituitaria (acromegaloide u obesas pletóricas y viriloides, del tipo basófilo: (Þ). Hay algunos casos de galactorrea persistente en mujeres que habían sido sometidas a la terapéutica física de la hipófisis (diatermia, radioterapia) por cefalea, glucosuria, etc., o después de una histerectomía, nefropexia u otras intervenciones quirúrgicas que probablemente actúan; por la vía hipotalámica, sobre la hipófisis. La misma explicación tienen los casos de galactorrea tras un coito; o en la enfermedad de Parkinson o en tumores de la corteza suprarrenal. Existe una gran proporción —casi la tercera parte de los casos en grandes estadísticas— de galactorrea idiopática en mujeres, sin amenorrea y con valores normales de prolactina (Kleinberg).

     1. En tumores hipofisarios. Hoy se sabe que la galactorrea persistente sin relación con gestación previa y aun en el varón puede corresponder a un prolactinoma, adenoma secretor de prolactina en la hipófisis (síndrome de Forbes-Albright), que se acompaña de amenorrea en la mujer. Se confirma por los síntomas quiasmáticos acompañantes en fases avanzadas, radiografía de silla turca y la determinación de prolactinemia por R. I. A. en el varón puede producir impotencia o disminución de la libido; en ellos es menos frecuente la galactorrea, pero puede existir ginecomastia. Hay microadenomas sin fenómenos compresivos y que requieren técnicas neurorradiológicas, aparte de la TAC, para detectarlos. En prolactinemias muy altas y con respuestas anormales a la L-dopa o a la cimetidina, el tumor es muy probable.

     También en la acromegalia y en la enfermedad de Cushing.

     2. Galactorrea con amenorrea puede ocurrir también en procesos hipotalámicos o que afectan las vías neurales o el sistema porta de conexión diencefalohipofisaria. Así en encefalitis, meningitis basal, pinealomas, parkinsonismo postencefalítico, lesiones del tuber o de la aminencia media. Se supone que una falta de secreción de PIF —factor inhibidor de la secreción de prolactina— podría ser el mecanismo, o tal vez un exceso de PRH, la hormona hipotalámica liberadora de prolactina.

     3. Galactorrea yatrógena puede depender de ciertos medicamentos neurolépticos, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos: tiapride, sulpiride, imipramina, haloperidol, fenotiazina metoclopramida. También por metildopa, por contraceptivos orales, reserpina, estrógenos, etc.

     4. En distintas endocrinopatías. El hipopituitarismo parcial, con sección del tallo hipofisario, idiopática o postraumática o por necrosis postpartual. El ya citado hipotiroidismo primario con amenorrea e hiperprolactinemia. Excepcionalmente en el hipertiroidismo y en la pubertad precoz. En tumores secretores de estrógenos y en el coriocarcinoma del testículo. También se ha observado en casos del síndrome de «silla turca vacía». En el síndrome de Chiari-Frommel, galactorrea y amenorrea puerperales prolongadas y el de Argonz-Del Castillo (o Ahumada-Del Castillo) galactorrea-amenorrea sin embarazo previo ni tumor hipofisario, se ha encontrado hiperprolactinemia inconstantemente.

     5. En la producción ectópica de prolactina en tumores no endocrinos.



  • galactorrea persistente despues del embarazp
  • galactorrea persistente tras lactancia
  • galactorrea previa
  • galactorrea por histerectomía

  • galactorrea persistente

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario