La hipertensión craneal.





La hipertensión craneal puede aparecer, sin neoformaciones, en casos de hipertensión arterial (Þ). No son excepcionales los enfermos hipertensos diagnosticados y operados de tumores cerebrales. Se designan estos casos con el nombre de síndromes seudotumorales de la hipertensión, y se presentan, en un reducido número de hipertensos, con cefaleas, vómitos violentos y éxtasis papilar; a veces con hemorragias y exudados y tensión arterial retiniana, aumentada, idénticos a los del tumor verdadero. Si el hipertenso sufre convulsiones (por edema cerebral), la confusión entre ambos estados es aún más fácil. El líquido cefalorraquídeo, además de hipertenso, puede ser xantocrónico. Se ha supuesto que en estos casos existe una meningitis serosa de la fosa occipital o un edema meníngeo: cualquiera que sea el mecanismo, el síndrome de hipertensión craneal, sin síntomas de localización tumoral, debe ser examinado cuidadosamente antes de ser entregado al operador. A veces es precisa la ventriculografía para llegar al diagnóstico exacto. Las meningitis cursan también con hipertensión endocraneana por hipersecreción de liquor.

     El edema cerebral constituye el mecanismo responsable del síndrome de hipertensión endocraneana en la nefritis aguda (seudouremia de Volhard), en la eclampsia por toxicosis gravídica y en el postoperatorio de la neurocirugía, o en los traumatismos cerebrales, aún sin hematomas y en las encefalitis. También en la intoxicación acuosa y en el síndrome de Reye entre otros. Asimismo es un factor contribuyente en las tumoraciones aludidas en el primer grupo (I).



  • nota cientifica sobre meninges craneales
  • hipertension craneoencefalica

  • medicina hipertensión craneal
  • hipertension craneal
  • HIPERTENSIÓN SUBCRANEANA

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario