La dilatación de la arteria pulmonar





La dilatación de la arteria pulmonar puede ser congénita o lesional:

     A) La congénita, muy rara, sólo se diagnostica por la radioscopia, que nos muestra el arco medio izquierdo dilatado y pulsátil, siendo difícil, muchas veces, diferenciarla de la dilatación de la aurícula izquierda en la posición frontal; en las posiciones oblicuas esta dificultad disminuye. La dilatación de la pulmonar suele acompañarse de hipoplasia de la aorta, dato que ayuda mucho al diagnóstico; otras veces concurren otras malformaciones congénitas (persistencias del conducto arterioso, comunicación interauricular o interventricular). La dilatación de la arteria pulmonar no suele, al principio, dar otros síntomas que los radiográficos. Más adelante se produce la esclerosis del tronco y ramas del vaso y sobreviene el síndrome del corazón pulmonar (Þ). Se debe a una hipertensión pulmonar primaria, que junto al corto circuito invertido en las anomalías asociadas, constituye el síndrome de Eisenmerger.

     B) La dilatación lesional, es decir, el aneurisma de la arteria pulmonar, da lugar a una imagen parecida a la de la dilatación congénita; pero no hay hipoplasia de la aorta; los síntomas, generalmente de corazón pulmonar, empiezan más tarde y en la historia aparecen los antecedentes, no siempre netos, de los accidentes infecciosos, generalmente sifilíticos, causales.



  • dilatacion de arterias pulmonares
  • dilatacion arteria pulmonar
  • dilatacion arteria pulmonar causas
  • dilatación de la arteria pulmonar

  • dilatacion pulmonar

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario