Hipotensión arterial.





Hipotensión arterial.  La hipotensión arterial puede ser, como la hipertensión, permanente o paroxística. Muchos individuos hipotensos no se dan cuenta de su hipotensión; pero otras veces la hipotensión se acompaña de tendencia a la astenia y a la fatigabilidad, de facilidad para las lipotimias y el vértigo, sobre todo al cambio brusco de posición, de frialdad y cianosis de las extremidades, de bradicardia, de cefalea (principalmente occipital). Tengo la impresión de que estos casos de verdadera enfermedad hipotensa son escasos, y que muchas veces se trata de una falsa enfermedad hipotensiva, sugerida por el médico. Se suele presentar la hipotensión en las siguientes circunstancias:

     A) Asténica constitución. Un gran número de individuos normales con constitución asténica y visceroptosis tienen pulso hipotenso sin que se descubra en ellos ninguna enfermedad. Unas veces presentan los fenómenos generales arriba indicados y otras veces ninguna manifestación patológica. Es dudoso que esta constitución asténica se relacione con estados nativos de debilidad suprarrenal e hipofisaria. La debilidad del sistema muscular liso visceral es constante en estos estados asténicos dando lugar a la visceroptosis con dispepsia, estreñimiento, etc.: leiastenia (Loeper) (Þ).

     B) Insuficiencia suprarrenal crónica. La enfermedad de Addison (Þ) tiene como uno de los síntomas fundamentales la hipotensión arterial, a veces tan profunda que es difícil apreciarla ni por la palpación ni por el esfigmomanómetro. Sólo cuando la lesión respeta a la médula aparece el cuadro addisoniano con moderada hipotensión. Sólo en casos, raros, de asociación de la enfermedad de Addison con nefritis, y entonces puede haber hipertensión arterial. En las formas atenuadas de la insuficiencia suprarrenal, o en las fases precoces, preaddisonianas, de la enfermedad de Addison (es decir, antes de que aparezcan las pigmentaciones), la hipotensión es, también, constante; pero entonces el diagnóstico diferencial es muy difícil respecto de la hipotensión ligada a la constitución asténica; ya he dicho que en esta constitución es posible que intervenga un factor hiposuprarrenal, congénito.

     Existe una insuficiencia suprarrenal por hipoaldosteronismo selectivo, adquirida —tras la extirpación de un aldosteronoma— o congénita, por bloqueo enzimático. Cursa con astenia, calambres musculares y se comprueba hiponatremia, hiperpotasemia y uremia. La aldosterona está disminuida pero el cortisol es normal.

     C) La intensa hipotensión de la insuficiencia hipofisaria (Þ) se debe, en parte, a la hipoalimentación y, sobre todo, a la insuficiencia suprarrenal subsiguiente más que a la deficiencia de las hormonas hipofisarias mismas.

     D) Las enfermedades hepáticas crónicas se acompañan invariablemente de hipotensión; en la cirrosis hepática (Þ), en la misma colemia familiar (Þ), la hipotensión arterial es casi tan constante como en la enfermedad de Addison, aunque menos intensa.

     E) Enfermedades debilitantes crónicas. Todas ellas se acompañan de hipotensión que no tiene interés diagnóstico: cáncer, tuberculosis, paludismo crónico, anemia, etc.

     F) Casi todas las intoxicaciones crónicas pueden producir hipotensión, incluso algunas reputadas de hipertensígenas. Citaré especialmente la hipotensión de muchos fumadores de cigarrillos, que es más frecuente que la hipertensión nicotínica antes citada y discutida; y la hipotensión de ciertos alcohólicos, que suele acompañarse de polineuritis, por lo que se atribuye a la misma causa que a ésta (hipoavitaminosis B1) (Þ).

    G) Infecciones agudas. Todas ellas se acompañan de hipotensión, especialmente la tifoidea, gripe, difteria, disentería, fiebre de Malta, reumatismo cardioarticular. No tiene valor diagnóstico, pero sí pronóstico, sobre todo cuando se produce bruscamente, pues indica, tal vez, miocarditis o insuficiencia suprarrenal aguda (Þ).

     H) Hipotensión aguda. Enumeraré sólo los principales accidentes patológicos que se acompañan de brusca hipotensión: colapso, choque por hemorragias externas o internas (digestivas, ruptura de bazo y riñón o hígado, de un embarazo tubárico, etc.) o en el infarto de miocardio, pancreatitis aguda, etc., lipotimias, estados anafilácticos (alimentarios, inyección de suero), lesiones agudas de las glándulas suprarrenales, de la glándula carotídea. En todos estos casos la hipotensión tiene un valor diagnóstico relativo, al lado del resto de la sintomatología.



  • cuanto valor hipotension?
  • hipotensión arterial
  • hipotension simbolo
  • hipotension arterial constitucional
  • addison ciencia explicada

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario