Hipocolesterinemia.





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Hipocolesterinemia (por debajo de 120 mg/100 ml):

     A) Hepatitis crónica. Es un dato muy inseguro, sin ningún calor clínico. Se le ha querido dar un valor pronóstico en la cirrosis: las cirrosis con hipocolesterina muy marcada serían más graves que las que se acompañan de hipocolesterina discreta o nula; no lo he comprobado.

     B) Anemia hemolítica. Es constante la hipocolesterinemia. La extirpación del bazo la hace subir, aunque no siempre. También en otras anemias (perniciosa, ferropénica marcada).

     C) Infecciones. En casi todas ellas hay hipocolesterinemia, tanto más profunda cuanto más grave es la enfermedad. Se ha estudiado principalmente:

     1. En la fiebre tifoidea. Es muy constante; la evolución favorable suele ir precedida de un aumento de la colesterina; en la convalecencia hay franca hipercolesterinemia, que se ha relacionado con la indudable importancia de esta infección en la etiología de la litiasis biliar.

     2. En la viruela es también la hipocolesterinemia, según mis observaciones, muy constante y profunda y de gran valor pronóstico, pues su acentuación, a partir de la primera semana, indica un curso grave; así como su ascenso, una favorable evolución.

     3. Se ha estudiado mucho la hipocolesterinemia en la tuberculosis, pero no tiene valor diagnóstico ni pronostico.

     D) Endocrinopatías y estados metabólicos:

     1. Es muy constante la hipocolesterinemia en la insuficiencia suprarrenal, más en los casos graves, con predominio de la lesión cortical, que en los menos graves con predominio de la lesión medular.

     2. En la abetalipoproteinemia congénita; también en la analfalipoproteinemia (enfermedad de Tangier), ambas afecciones hereditarias, muy raras.

     3. Hipertiroidismo. En todos los casos de hipertiroidismo grave hay hipocolesterinemia, sin valor diagnóstico.
     4. En el beriberi hay hipocolesterinemia. No en el edema del hambre (Þ); por lo menos, es muy poco frecuente; y se ha dado valor a esta diferencia para el diagnóstico de los casos dudosos. Puede acompañarse la hipocolesterinemia beribérica de hipolipemia total.

     5. En los estados caquécticos, de cualquier origen, hay hipocolesterinemia; a ella hay que atribuir, en parte, la hipocolesterinemia de algunos de los casos antes citados (hepatopatías graves, tuberculosis finales, insuficiencia suprarrenal, etc.).

     E) En el mal de altura se ha señalado la hipocolesterinemia (Þ).



  • enfermedades de hipocolesterinemia
  • peligros de una hipocolesterinemia
  • hipocolesterinemia

  • lesión medular e insuficiencia suprarrenal
  • hipocolesterinemia

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario