Hipertrofia y seudohipertrofia musculares.





Hipertrofia y seudohipertrofia musculares

 

     I. La hipertrofia muscular fisiológica, por ejercicio y entrenamiento, debe ser recordada. Se produce principalmente en individuos con hábito pícnico, pero también en los asténicos, en los que el desarrollo muscular determina una transformación de la morfología en el sentido atlético; el hábito atlético es casi siempre adquirido.

     II. La hipertrofia muscular es típica de la miotonía congénita o enfermedad de Thompsen (Þ).

     III. Sobre todo en los niños, puede observarse una intensa hipertrofia muscular en el síndrome corticosuprarrenal (Þ y Þ).

     IV. En ciertos acromegálicos es muy manifiesta la hipertrofia muscular (Þ).

     V. Hay casos, muy raros, de hipertrofia muscular postneurítica (Krabbe). Afecta generalmente a las piernas, a las pantorrillas, apareciendo después de cualquier neuritis (traumática, infecciosa, etc.). En parte, se trata de una hipertrofia verdadera, en parte, de edema. Se atribuye al éxtasis circulatorio originado por la neuritis. Sobre las neuritis y su diagnóstico, (Þ). Es discutible este síndrome, probablemente inexistente.

     VI. En la enfermedad glucogénica (Þ) hay hipertrofia muscular, que puede ser el signo más llamativo.

     VII. En el síndrome de Bruck-De Lange, hipertrofias musculares congénitas asociadas a debilidad mental y trastornos motores extrapiramidales.

     VIII. En las afecciones que cursan con espasmos patológicos crónicos.

     IX. Hemos de diferenciar la hipertrofia muscular verdadera de las seudohipertrofias musculares.

     A) La más frecuente es la seudohipertrofia de las miopatías infantiles, en uno de los tipos de la distrofia muscular progresiva (Þ), debida a la infiltración grasosa y conjuntiva de los músculos atrofiados.

     B) En algunos casos de mixedema infantil (también, aunque menos veces, en el adulto) se ha descrito una «hipertrofia muscular» (Debré) por infiltración mixedematosa de los músculos. El niño hipotiroideo adquiere un falso aspecto hercúleo. La opoterapia la hace desaparecer. Los casos de hipertrofia verdadera, con reacción miotónica, son probablemente casos de enfermedad de Thompsen (Þ) con un factor hipotiroideo concomitante. La hipertrofia muscular aparece raramente en el mixedematoso adulto.

     C) Citaré, finalmente, ciertas formas de lipomatosis múltiple yuxtamuscular, que dan al individuo falso aspecto hercúleo (Þ).



  • hipertrofia muscular verdadera
  • seudohipertrofia muscular
  • distrofia muscular infantil seudohipertrofia
  • farmacos que producen hipertrofia muscular
  • seudohipertrofia

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario