Hipertermias por trastornos de la circulación periférica





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí-

Hipertermias por trastornos de la circulación periférica:

      A) La hipertermia de la insolación o el acaloramiento (fogoneros, etc.) puede alcanzar grados elevadísimos. Aparece bruscamente, a veces algún tiempo después (incluso varias horas) de haber cesado la acción del calor, cuando el enfermo está, quizá, tranquilamente dormido en su cama; como, por otra parte, la sensibilidad individual hace que estos accidentes puedan sobrevenir después de insolaciones o acaloramientos relativamente discretos, puede desdibujarse el antecedente y desorientarse el diagnóstico. Los síntomas pueden variar desde una simple lipotimia hasta diversos cuadros nerviosos graves, con respiración de Cheyne-Stokes, delirio, apoplejía, convulsiones, parálisis, síndromes meníngeos (por hemorragia) y coma. Cuando el enfermo está comatoso y nos falta el antecedente, el diagnóstico puede ser muy difícil (Þ). Es interesante la posible confusión con las meningitis infecciosas, que puede plantearse con tanto mayor motivo cuanto que el líquido cefalorraquídeo es muchas veces hipertenso, con discreto aumento de células y reacción de globulinas positiva; en un caso observado por mi (fogonero, en el Trópico), con hemorragia meníngea, rápidamente mortal, el cuadro meningítico era expresivísimo. La intensidad de la hipertermia es de gran valor pronóstico: por encima de 41°, la supervivencia es muy breve. Cuando el enfermo no muere, su reposición puede ser lentísima, persistiendo largo tiempo un estado de obnubilación crepuscular, pulso lento, etc.

     La hipertermia del golpe de calor —por exposición duradera a un calor externo excesivo— no es «febril», reactiva, sino impuesta, pasiva: es una simple hipertermia. En ella no hay sudoración y cursa con colapso hasta el coma. Se atribuye a una insuficiencia de la termorregulación central, desbordada por la sobrecarga térmica. Existe acidosis discreta y hemoconcentración, pero la cloremia y natremia no se modifican.

     B) Se ha descrito una hipertermia por baños prolongados, con lipotimia y eritemas: no la he visto nunca.

     C) Hipertermia por quemaduras: las quemaduras extensas pueden producir hipertermia, en parte por el trastorno de la regulación periférica, en parte por la reabsorción de materiales desintegrados, que hacen estos casos asimilables a los de absorción de proteínas. La hipertermia se asocia, a veces, con eritemas diversos; en un caso mío era tan típicamente escarlatinoso, que, en unión de la fiebre, originó serias dudas de diagnóstico. Puede asociarse con síntomas de choque y de deshidratación, que desaparecen con inyecciones intravenosas abundantes. A veces hay disociación térmica, con hipotermia en la piel y gran hipertermia rectal.

     D) A este mismo origen periférico se ha atribuido la hipertermia que se observa, a veces, en algunas dermopatías extensas, como el impétigo, la ictiosis y otros, aparte de todo factor infeccioso así como en estados de anasarca, ejemplos todos ellos de impedimento a la «termodiálisis» o difusión del calor endógeno al exterior: es otra forma de bloqueo térmico.



  • hipertermia reactiva
  • hipertermia de origen central
  • qué es termodialisis

  • termodialisis
  • circulacion periferica y su regulacion

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario