Hipererotismo.





Hipererotismo.  No tiene, en general, significación diagnóstica. Las variaciones individuales del erotismo; y, en cada individuo, sus oscilaciones normales, por influencias ambientales, son tan grandes, que es difícil decir cuándo el aumento es normal y cuándo deja de serlo. Como he dicho, no siempre se acompaña el aumento de la capacidad genital. Cuando existe esta falta de paralelismo, tenemos una de las pruebas más importantes de la anormalidad de un hipererotismo. En la mujer, un erotismo intenso puede coincidir con frigidez (disociación del erotismo y el orgasmo) (Þ). Puede el erotismo exaltado acompañarse de molestias genitales: pesadez y dolorimiento testicular o cordonal en el hombre; y, en la mujer, dolores cólicos en la región de las trompas, que pueden confundirse con salpingitis, sobre todo, si, como no es raro, hay también febrícula. He aquí sus etiologías:

     A) Puede depender el hipererotismo de trastornos endocrinos: la acromegalia, en sus primeras fases, el hipercorticalismo; y, desde luego, el hipergenitalismo.

     B) Pero, en la mayoría de los casos, el elemento psíquico es mucho más importante: tal ocurre en ciertos neuróticos y psicópatas, sobre todo en ciertas formas de demencia senil. También se observa muchas veces en la tabes dorsal y en la parálisis general, precediendo a la fase de impotencia, e incluso coincidiendo con ésta; entonces, el hipererotismo de estos enfermos, con erección anulada, puede derivar hacia formas diversas de anormalidad sexual.

     C) A partir del climaterio, en los dos sexos, puede mostrarse un hipererotismo, de génesis mixta, endocrino y psíquico. En la mujer es más intenso cuando existe virilización (Þ).



  • que es hipererotismo
  • hipererotismo

  • hipererotismo significado
  • hipererotismo definicion
  • hiperherotismo

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario