Hemoglobinurias accidentales.





Hemoglobinurias accidentales.  Hay, en ellas, varios subgrupos:

     A) Hemoglobinurias tóxicas:

     1. Medicamentos: clorato potásico, veronal, y similares, aspirina, fenilhidracina, ácido pirogálico, ácido crómico, éter, cloroformo, tanino, saponina, estricnina, urotropina, quinina. En realidad, esta lista no es completa; muchos otros medicamentos pueden dar también lugar al síntoma, por lo que, ante toda hemoglobinuria accidental, lo primero que debe investigarse es si el paciente toma algún medicamento; hay que tener en cuenta que puede presentarse la hemoglobinuria sin otro síntoma de intoxicación.

     2. Sueros terapéuticos de todas clases.

     3. Transfusión sanguínea incorrecta. Puede suceder que una transfusión no produzca hemoglobinuria la primera vez y sí la segunda, con el mismo donante.

     4. Inhalaciones tóxicas: de óxido de carbono, nafta, hidrógeno sulfurado, vapores arsenicales, de fósforo, de antimonio, de selenio.

    5. Venenos alimentarios: conservas en mal estado, setas del grupo phalínico (Þ).

     B) Hemoglobinuria por agentes físicos. Pueden producir la hemoglobinuria los grandes enfriamientos o insolaciones y los ejercicios físicos muy intensos. La hemoglobinuria de las marchas en los soldados es típica. Puede confundirse con la mioglobinuria, también por marchas agotadoras.

     C) Hemoglobinuria y trastornos vasomotores. Se citan casos de enfermedad de Raynaud (Þ) y de edema angioneurótico (Þ), con hemoglobinuria: no los he visto nunca: es posible que sean casos de hemoglobinuria paroxística coincidente, por la misma influencia etiológica, con aquellas enfermedades vasomotoras.

     D) Hemoglobinuria de las toxemias gravídicas. Es una complicación muy rara.

     E) Hemoglobinuria en las quemaduras. Se han descrito algunos casos de este accidente en las quemaduras muy extensas; se puede relacionar, en cuanto a su patogenia, con las hemoglobinurias antes citadas por la inyección de grandes cantidades de suero, o por la transfusión sanguínea.

     F) Hemoglobinurias en las hemorragias internas, principalmente en las intraperitoneales (perforaciones, torsión del pedículo, de quistes ováricos o del bazo, etc.).

     G) Hemoglobinuria en las nefritis agudas. Es accidente muy raro.

     H) Hemoglobinuria en la púrpura. Se observa, aunque siempre raramente; sobre todo en las formas muy tempranas, infantiles.

     I) Hemoglobinuria en las infecciones. Se han descrito casos de este accidente en gran número de infecciones: tifoidea, septicemias, neumonías, difteria, escarlatina, viruela, tétanos, etcétera.



Nadie a llegado a esta página por un buscador, todavía!

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario