Frecuencia del pulso.





Frecuencia del pulso.  Taquicardia y bradicardia de latidos suele corresponder a taqui- y bradisfigmia, pero no siempre. Existe un «déficit del pulso» con menor número de pulsaciones en las taqui-arritmias, ya sean extrasistólicas o por fibrilación auricular, pues los latidos muy anticipados son frustrados hemodinámicamente y no perceptibles a la palpación: no basta en estos casos tomar el pulso sino además conocer la frecuencia cardiaca por auscultación —o por el ECG— y observar la diferencia, el grado de déficit, que la terapéutica debe corregir.

     Pulso y temperatura varían proporcionalmente en general, pero existen bradicardias relativas, como en la tifoidea, donde la fiebre es «más alta» de lo que el pulso hace suponer y taquicardias «excesivas» respecto de la elevación térmica, como en la fiebre reumática con miocarditis.

     Pulso rápido, aparte del febril, se observa desde la simple emoción a la taquicardia paroxística y entonces aceleradísimo; pero puede presentarse también en la hiperfunción tiroidea y en la insuficiencia cardiaca o vascular (colapso, shock médico o quirúrgico, anemia aguda, etc.).



  • deficit del pulso
  • deficit de pulso
  • pulso miocarditis
  • deficit de pulso definicion

  • pulsaciones extrasistolicas

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario