Fosforemia. Fosfatemia





ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO:Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo,medicamento, patologías,sustancias o productos relacionados. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.Como la mayoría de medicamentos,tiene riesgos y beneficios. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende. – Para consultar la bibliografia clic aquí

Fosforemia. Fosfatemia

    El fósforo tiene en la biología actual extraordinaria importancia, ya que sabemos interviene en procesos tan trascendentes como el trabajo muscular, el metabolismo intermediario de los hidrocarbonados, el mantenimiento del equilibrio acidobásico, etcétera; y, desde luego, la osificación. La alimentación habitual subviene ampliamente al mínimo de 1 a 1,50 g que requiere el organismo normal cada día. En el metabolismo y utilización del fósforo interviene una enzima, la fosfatasa, de la que trato en otro lugar (Þ). El fósforo se encuentra en la sangre en cuatro formas: fósforo inorgánico (ortofosfatos de sodio, calcio, potasio y magnesio; pequeñas cantidades de sales del ácido pirofosfórico); ésteres fosforados (glicerofosfatos, fosfogliceratos, hexofosfatos); lipoides fosforados (lecitina, cefalina o cerebrina); nucleoprótidos fosforados.

     Las cifras normales de fósforo varían ampliamente, según los autores. Las más concordantes son: fósforo mineral, 30 a 40 mg por 100 en la sangre total; fósforo total, 40 a 60 miligramos por 100 en la sangre total. En el niño, estas cifras son algo mayores. En el verano son algo más altas que en invierno.

     Las principales variaciones del fósforo son los siguientes:

     I. El fósforo disminuye, sin gran constancia, y al comienzo de la enfermedad, en el raquitismo.

     II. Disminuye también en la osteosis fibroquística (hiperparatiroidismo) y aumenta en la tetania (hipoparatiroidismo). Hoy se supone por algunos que estas variaciones del fósforo en las enfermedades paratiroideas son los efectos primitivos de las alteraciones de la hormona y las del calcio son reaccionales (Þ).

     III. Puede haber también aumento en el cáncer de los huesos.

     IV. Aumenta en la acromegalia; para algunos serían sus variaciones un índice de la hormona del crecimiento; no es seguro.

     V. Aumenta en algunas enfermedades renales; en algunas parece este dato tener importancia patogénica, como el infantilismo renal (Þ). En la insuficiencia renal crónica de cualquier origen existe hiperfosfatemia.

     VI. Disminuye en la hipercalciuria idiopática (Þ). También baja en el síndrome de Fanconi y otras tubulopatías renales congénitas.

     VII. El tratamiento insulínico hace disminuir el fósforo hemático.



  • fosforemia
  • fosfatemia baja
  • fosfatemia elevada
  • fosfatemia

  • fosfatemia normal

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario