Flora microbiana.





Flora microbiana.  La flora microbiana normal actúa en el intestino grueso, en el que no hay ya trabajo propiamente digestivo. Esquemáticamente, puede decirse que en el ciego y parte primera del colon actúa la flora de fermentación, que hace a las heces ácidas, con lo que se excita el peristaltismo; en la segunda parte de su trayecto por el colon actúa la flora de putrefacción, que modifica las proteínas y péptidos produciendo amoniaco, el cual neutraliza la acidez y transforma la reacción de las heces en neutra o ligeramente alcalina. Cuando se rompe el equilibrio entre estos dos procesos, se acentúan los fenómenos de fermentación o los de putrefacción y es importante saberlo para corregirlo por el régimen adecuado:

    A) Si el proceso de fermentación es muy intenso, la putrefacción será ahogada, las heces serán muy ácidas, el peristaltismo muy enérgico y habrá diarrea (síndrome de fermentación con diarrea). Ocurre esto en enteritis altas y en colitis del lado derecho; o, simplemente, cuando el régimen alimentario es excesivamente rico en hidratos de carbono. Las heces son más claras que las de putrefacción, ácidas, líquidas o pastosas, espumosas, de olor como ácido, no tan fétido como en la diarrea por putrefacción.

     B) Pero si la fermentación es excesivamente intensa, y muy acentuada, por tanto, la acidez, la mucosa, irritada, puede segregar mucho moco y líquido albuminoso, que entra en putrefacción, produciendo una intensa alcalinidad con estreñimiento (síndrome de fermentación con estreñimiento).

     C) Si el proceso de putrefacción es muy vigoroso, anula la fermentación, las heces son muy alcalinas y, generalmente, hay estreñimiento (síndrome de putrefacción); aun cuando puede haber también diarrea. Aparece el síndrome de putrefacción en los anaclorhídricos y también en colitis con predominio de lesiones izquierdas, o, simplemente en sujetos sometidos a un régimen excesivamente cárneo. Las heces son oscuras, pésimamente olientes, alcalinas en exceso.

    La utilidad diagnóstica de este esquema es mucho menor de lo que se pretendía, incluso en la patología infantil. Muchas veces, en efecto, las heces de fermentación o de putrefacción, no corresponden a la localización de las lesiones indicadas; con frecuencia, los datos que proporciona el análisis son poco expresivos; y, por fin, un régimen alimentario incorrecto basta para transformar el tipo de las heces; de putrefacción en fermentación, si se abusa de los hidratos de carbono; y de fermentación en putrefacción, si se abusa de las proteínas. No obstante, repito que el dato de la putrefacción o fermentación es, en toda enterocolitis, interesante para acomodar a él el régimen alimentario.



  • diarrea fermentacion
  • diarreas de fermentación

  • diarrea de fermentacion

  • diarrea de putrefaccion
  • diarrea por fermentacion acida

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario