Estrabismo concomitante o verdadero.





Al lado de este estrabismo paralítico está el llamado estrabismo concomitante o verdadero, menos interesante para el internista; en él no existe parálisis muscular alguna y, por tanto, ninguna lesión nerviosa. La desviación del ojo que bizquea débese a anomalías del equilibrio normal entre la convergencia y la divergencia, en general, en relación con anomalías de la refracción; en suma, trátase de causas que no afectan al movimiento del globo ocular. Estos movimientos, por consiguiente, se ejecutan bien, en todas direcciones, por los dos ojos, conservándose la bizquera en cualquiera de estos movimientos; en tanto que en el estrabismo paralítico no existe el movimiento correspondiente al músculo o músculos paralizados, por lo que la bizquera aumenta cuando el ojo trata de ejecutar estos movimientos. Esta diferenciación basta, en los casos corrientes, para separar el estrabismo paralítico del verdadero o concomitante; pero hay casos difíciles de distinguir. El estrabismo concomitante suele empezar en las primeras edades. Debe hacer pensar principalmente en las causas siguientes:

     A) En ambliopía de un ojo: (Þ).

     B) En anomalías de refracción: la hipermetropía suele originar el estrabismo convergente (estrabismo convergente hipermetrópico); y la miopía, el estrabismo divergente (estrabismo divergente miópico); este último es más raro. A veces no se cumple esta regla, por lo que en todo caso de estrabismo debe hacerse un estudio detenido de la refracción, ya que de la simple corrección de ésta puede depender la curación del estrabismo.



  • estrabismo concomitante

  • que es estrabismo concomitante convergente
  • estrabismo no concomitante
  • estrabismo concomitante convergente
  • estrabismo miopico

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario