Estados congestivos y hemorrágicos de la conjuntiva.





Estados congestivos y hemorrágicos de la conjuntiva.  Con mucha frecuencia son la fase inicial de estados inflamatorios. Otras veces se deben a causas que actúan sobre la circulación local, sin inflamación. Enumero los principales:

     A) Inyección de los vasos conjuntivales y ciliares. La inyección conjuntival afecta a los vasos de la periferia del globo ocular; la inyección ciliar afecta a los vasos pericorneales; a veces, afecta también a los vasos epiesclerales, es decir, a los de la conjuntiva que recubre la córnea misma. Los vasos aparecen ingurgitados, pero claramente delineados sobre el fondo normal o ligeramente hiperémico. La inyección conjuntival aparece en las enfermedades conjuntivales, que estudiaré enseguida. La ciliar, en las enfermedades de la córnea, del iris, del cuerpo ciliar; muchas veces, empero, en los casos de inflamación intensa de estos segmentos del ojo, la inyección no es sólo ciliar, sino que afecta a toda la conjuntiva.

     B) La hiperemia difusa de la conjuntiva afecta principalmente a la conjuntiva palpebral, que aparece intensamente roja, ligeramente tumefacta, con poca secreción, con sensación de sequedad o de arenilla, con lagrimeo y fotofobia. Puede ser fugaz o crónica, transformándose entonces fácilmente en conjuntivitis. Puede ser debida a las causas siguientes:

     1. Cuerpos extraños (polvo, etc.).

     2. Irritación por humos, como el tabaco, gases de minas, gases asfixiantes (Þ), fábricas, etc.

     3. Luz muy viva: en la nieve, en los talleres de cinematografía, etc.

     4. En el coriza agudo y otras enfermedades de la mucosa nasal.

    5. En el coriza alérgico (Þ) existe una hiperemia paroxística, impropiamente calificada de conjuntivitis primaveral, que puede ser la manifestación preponderante. Hay individuos hipersensibilizados, que todas las primaveras padecen la congestión conjuntiva, acompañada o no de rinitis. En algunos casos esta afección conjuntival se acompaña de iritis o iridociclitis. Sobre los caracteres alérgicos de este trastorno, (Þ).

     6. Fatiga ocular; aparece, sobre todo, cuando se trabaja en malas condiciones de luz.

     7. Existencia de vicios de refracción no corregidos o mal corregidos; esta forma de congestión conjuntival que aparece por brotes, sin que muchas veces el propio enfermo se haya dado cuenta del defecto visual que la origina, es una de las más frecuentes.

     8. Toda clase de lesiones de los párpados (Þ).

     9. En algunas intoxicaciones crónicas; sobre todo, el alcoholismo.

     10. Hay individuos, sin duda, predispuestos, que padecen la congestión conjuntival por causas mínimas, quizá inadvertidas; se relaciona esta predisposición con la gota, con el artritismo; es de notar que es vago y ya olvidado concepto del artritismo es en patología ocular donde aún conserva vestigios de realidad.

     11. La insuficiencia respiratoria crónica, con o sin «Cor pulmonale», se acompaña de inyección conjuntival.

     12. La policitemia verdadera y las poliglobulias acentuadas.

     C) Hemorragias subconjuntivales. Estas hemorragias forman una mancha equimótica, roja viva, irregular, que se reabsorbe, por lo común, espontáneamente, en una semana poco más o menos: aparecen con mayor frecuencia en la parte inferior del ojo, pero también en otra parte cualquiera. No suele producir molestias; pero sí, muchas veces, gran alarma en el enfermo. Sus causas principales son:

     1. La hipertensión arterial, de la que, a veces, es un síntoma denunciante, apareciendo ya espontáneamente, ya por la tos, estornudos, etc.

     2. Durante los accesos violentos de tos; es clásico este síntoma en las crisis de coqueluche. En los hipertensos, bastan pequeñas toses para producirlo. Los bronquíticos crónicos y enfisematosos, igualmente.

     3. En los epilépticos y, con mucha menos frecuencia, en los tetánicos, durante los accesos violentos; pueden tener valor para el diagnóstico retrospectivo.

     4. En todas las diátesis hemorrágicas: (Þ).

     5. En los traumatismos, ya del ojo mismo, ya del cráneo; en este caso, puede significar fractura de la base, concretamente de la fosa anterior y se acompaña de hematoma palpebral periorbitario bien limitado.

     6. En todas las lesiones inflamatorias del globo ocular.

     7. A veces, las equimosis conjuntivales aparecen en sujetos en los que no se puede descubrir causa patológica alguna (equimosis esencial).

     8) Quemosis (edema subconjuntival) bilateral, hemorragia subconjuntival y exoftalmos, se observa en la tromboflebitis del seno cavernoso.

     9) En el exoftalmos progresivo maligno, suele aparecer también quemosis y hemorragia subconjuntival junto a edema palpebral y a veces lesiones corneales.

     D) Bandas rojizas en las conjuntivas con fotofobia se observan en la fiebre papataci. Se debe a inyección de los vasos conjuntivales.



  • que es corisa
  • conjuntivas congestivas en alcoholico
  • conjuntiva roja sin secresion
  • conjuntiva levemente hiperemica

  • causas de edema subconjuntival

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario